Ejercicio físico en el embarazo

El embarazo y el ejercicio físico, ¿son compatibles?

El ejercicio físico en el embarazo o acondicionamiento físico, como a mi me gusta llamarlo, es muy beneficioso para la mujer embarazada, siempre que no esté contraindicado por alguna razón médica, pues recordemos que estar en estado no es una enfermedad.

Hay que preparar el entrenamiento de la mujer embarazada con sentido común y siempre en función de su estado de salud, mes de gestación en el que se encuentra y evolución de su embarazo. Una mujer embarazada debe moverse, prepararse y mantenerse siempre que sea posible.

¿Qué beneficios aporta el ejercicio en el embarazo?

Ejercicio físico en el embarazo

Un buen estado físico, psíquico y emocional proporcionará a la mujer embarazada las herramientas para disfrutar de un buen embarazo, un parto con menos riesgos y una rápida recuperación. La mejora de la condición cardiovascular evita el exceso de peso, da más resistencia al esfuerzo, es óptimo para afrontar el parto y puede convertirse en un coadjuvante del tratamiento de la diabetes gestacional. Otros de los beneficios que podemos obtener gracias al acondicionamiento físico son dormir mejor, reducción del estrés, disminución de la hinchazón de las piernas, del dolor por los cambios estructurales propios y aumento de la autoestima.

Acondicionamiento físico en el embarazo

El acondicionamiento físico para las mujeres embarazadas debe entenderse como la práctica de toda disciplina que pueda aportar un beneficio a la embarazada, siempre que esté personalizado y controlado periodicamente por su médico y entrenador, y que tenga en cuenta la experiencia previa, la autoconciencia corporal, los arcos de movimientos y las preferencias de la futura mamá. Obviamente quedan excluidas todas aquellos ejercicios físicos que requieran contacto, esfuerzo físico alto e impacto (saltos, carreras). 

Entran en el grupo de discilplinas o ejercicios óptimos: el método Pilates, yoga, la danza del vientre, los estiramientos de cadenas musculares, los ejercicios acuáticos, la natación, los ejercicios de tonificación controlada, algunos ejercicios de trabajo aeróbico de bajo impacto(caminar, bicicleta), los ejercicios de respiración y relajación. 

Contraindicaciones del ejercicio físico en el embarazo

El estado de salud de la mujer en el embarazo es determinante a la hora de hacer ejercicio físico. Es necesario una consulta médica previa antes de empezar. En cualquier caso debe ser el médico quien aconseje a la mujer cuál debe ser el ejercicio más apropiado en cada caso. Algunas conmplicaciones de salud como la hipertensión arterial, la placenta previa, el sangrado vaginal, el embarazo múltiple, el riesgo de parto prematuro y la aparición de molestias durante el ejercicio son motivos suficientes para no realizar ejercicio alguno. 

Recomendaciones para hacer deporte embarazada

- Importantisímo ser regular, es decir, no practicar ejercicio de manera puntual sino hacerlo regular y progresivamente, de menos a más.
- Mínimo dos veces por semana, siendo ideal hacer sesiones cortas y variadas de 20-30 minutos cada día. Se aumenta el tiempo si es una persona que practicaba ya antes ejercicio regularmente y mantiene un buen estado físico. 
- El calentamiento previo, los ejercicios de relajación y estiramientos al final, te prepara para el esfuerzo y previenen lesiones.
- La ropa y el calzado deben estar adaptados al ejercicio que se vaya a realizar.
- Ingesta adecuada de líquidos antes, durante y después.  Una buena alimentación rica en minerales, sobre todo hierro, calcio y con el aporte calórico óptimo. 
- Evitar el agotamiento, el cansancio es normal y los esfuerzos sin respirar (valsalva) ya que reducen el oxigeno al bebé
- Ir acompañadaes mejor que hacerlo sola. Es más ameno y tienen una menor incidencia de abandono.  

Marián Zamora Saborit, fisioterapeuta 

Marián Zamora Saborit
Fisioterapéuta. Técnico en Pilates
Psicomotricista en Educación Infantil
Blog de Marián Zamora