El estrés y la ansiedad en el embarazo

Cómo afecta el estrés de la embarazada al bebé

Marta López EstrínganaReflexóloga

La Reflexología nos alivia en muchas situaciones durante el embarazo: náuseas, vómitos, mareos, ardores de estómago, dolores de espalda y de cabeza, así como, piernas hinchadas, estreñimiento, diabetes gestacional, cansancio o insomnio.

Pero el embarazo también conlleva otros síntomas muy importantes de los que se habla menos: el estrés y la ansiedad. Te explicamos cómo te afecta a ti y a tu bebé durante la gestación.

Cómo afectan los cambios del estado de ánimo de la embaraza al bebé 

Embarazada estresada delante del ordenador

El bebé es capaz de notar los cambios de humor de la madre dentro del vientre. Es frecuente creer que la ira, la euforia, la tristeza,  así como la desdicha son solo estados emocionales, olvidándonos que las emociones desencadenan además, diferentes respuestas químicas. Por ejemplo, tener miedo. Esto hace que nuestro cuerpo reaccione con una descarga de adrenalina. En el caso de estar eufórica, nuestro cuerpo libera endorfinas, y el estrés hace que el organismo produzca la hormona cortisol.

Todas estas sustancias generadas por el cuerpo como resultado de todas estas emociones, son liberadas en el torrente sanguíneo de la mujer que está embarazada, de ahí irán por todo su cuerpo, incluida la placenta, e involuntariamente pasarán a la circulación fetal, y será así como el bebé tendrá una reacción muy parecida a la que tiene su madre. 

Nuestro bebé experimentará la sensación de calma cuando se liberen endorfinas en el cuerpo de mamá, y cuando aumenten los niveles de adrenalina, el ritmo cardíaco del pequeño aumentará. El cortisol provocará que los mecanismos de relajación naturales del bebé dejen de ser efectivos.

Las reacciones del feto aumentarán proporcionalmente cuando note que su madre experimenta un alto nivel de estrés. Además, si esto, se da con bastante frecuencia, el bebé nonato, va a sentirse cada vez más inquieto ante las alteraciones de su madre y afectará a sus patrones de sueño. Así es, suele estar relacionado los índices del ritmo cardíaco fetal elevados y mucha actividad motriz, con una gran irritabilidad en nuestro bebé recién nacido. Pero saber exactamente la repercusión en nuestro bebé es complicado, ya que hay otros muchos factores que generan esto en los bebés, por ejemplo, cómo se desarrolló el parto o la reacción de la madre ante el bebé poco después del nacimiento.

Soluciones al estrés y la ansiedad en el embarazo

Podemos decir que el estrés maternal es una experiencia negativa precoz para nuestro bebé, pero, viviendo en la sociedad en la que vivimos, es complicado evitar el cien por cien de nuestro estrés. Como mujer, madre y reflexóloga especializada en maternidad, estos son mis pequeños consejos para llevar un embarazo lo más tranquilo posible evitando al máximo el estrés.

1- Evita cualquier incidente estresante o discusión, una ayuda de nuestra pareja y de nuestro entorno será fundamental.

2- Oblígate a descansar para calmarte ante situaciones tensas, obligándote a tener pensamientos positivos, todo ello sin duda te ayudará a regular tus niveles hormonales y sistema nervioso.

3- Pasea al aire libre.

Recuerda que la reflexología pone a tu disposición un excelente elemento de apoyo, una terapeuta, alguien que pone a tu disposición sus manos, su alma, su escucha, su compañía, experiencia y conocimiento y sobretodo alguien que ayudará a calmar tu estrés y ansiedad a través de la Reflexología.