Embarazada: cómo elegir guardería o escuela infantil para el bebé

Detalles para dejar al bebé en buenas manos

Celia GarabayaEducadora

Ha llegado el momento de buscar un buen lugar para dejar al bebé tras la baja maternal. El embarazo es la mejor etapa para elegir guardería o escuela infantil para el bebé.

Antes de que se nos acabe la baja maternal y debamos volver a incorporarnos a nuestro trabajo, mientras estás embarazada: cómo elegir guardería o escuela infantil para el bebé. Debemos visitar varios centros para tener claro dónde dejaremos al bebé durante la ausencia laboral de sus padres.

Elegir guardería en el embarazo

embarazada-elegir-guarderíaG

También es posible que nuestro niño ya tenga más de un año y necesite relacionarse y jugar con otros niños de su edad. Son muchos los motivos por los que los padres buscan una guardería para sus hijos y hacerlo durante el embarazo y con criterio puede ser muy beneficioso, ya que tenemos más disponibilidad de tiempo y resulta más sencillo que acudir con el bebé recién nacido a varios centros para visitarlos.

La pregunta más común de los padres es: ¿en qué guardería lo dejamos? Vamos a dejar a nuestro ser más querido, tan indefenso en manos de alguien que probablemente no conozcamos, como estar seguros de que dejamos a nuestro niño en buenas manos, vamos a ver algunos puntos que nos pueden ayudar a decidirnos entre una y otra guardería.

1. La trasparencia. Uno de los puntos más importantes al elegir una guardería es que sea lo más trasparente posible. Es lógico que en una guardería, no te dejen visitar todas las instalaciones durante las actividades de los niños, lo que te puede limitar el verla en pleno rendimiento. Debes saber si los padres que están llevando a los niños a esa guardería pueden entrar a cualquier hora, con lo que demuestra que si limitan las visitas es por no distraer a los niños en las actividades.

Actualmente, los servicios de tele-vigilancia se han extendido por un gran número de guarderías. Es otra muestra de que no les importa que veas en cualquier momento lo que está pasando.

Hay guarderías donde prefieren que esperes en la puerta hasta que te sacan al niño totalmente arreglado. Esto impide que veamos la situación de la guardería por dentro. Otras guarderías, en cambio, nos permiten entrar hasta la puerta de la clase de nuestro niño, viendo la guardería y la clase de nuestro niño, todos los días por dentro.

Pregunta si tienen horarios limitados de recogida de los niños y cuáles son los motivos.

2. La higiene. Cuando realicéis la visita, fijate en el higiene de las instalaciones, en general. En particular, es muy importante la clase de cunas (de 0 a 1 año), donde los niños pasaran más tiempo en el suelo y en la colchoneta, además de chuperretear todo.

En las clases de cunas están permitidos 8 bebés por ley. Debemos fijarnos en el número de cunas que tienen y si cada uno tiene la suya propia, así como en el cambio de las sabanas.

3. El trato. Es más difícil conocer como es el trato hacia los niños con una visita, lo mejor para conocerlo es por las referencias de padres de niños que hayan ido a la guardería.

4. Las instalaciones. Debemos fijarnos en el estado del material, de los juguetes, del mobiliario. Cuanto tiempo hace que han renovado, si lo hacen periódicamente, si destinan todos los años un tiempo para mejoras. 

Las instalaciones deben estar pensadas y creadas para los niños de 0 a 3 años, protectores, suelos blandos, juguetes que deben estar en función de las edades. Sistemas de calefacción y de ventilación. En las guarderías conviven un gran número de olores muy fuertes, por eso los sistemas de ventilación de la guardería son fundamentales.

5. El método. El método educativo utilizado es muy importante, debemos conocer cuál es o si tienen un método propio. Deben contarnos cuales van a ser los objetivos a cumplir, así como los horarios y las rutinas de los niños de su edad.