La duración del embarazo varía hasta en cinco semanas

El nacimiento depende de la ovulación y la implantación del embrión

La duración del embarazo y la llegada del parto no es un cálculo exacto, sino que está sujeto a una variabilidad de hasta cinco semanas. Así lo ha determinado un estudio publicado en la revista especializada Human Reproduction.

Hasta ahora, se consideraba como fecha probable del nacimiento 280 días después del inicio de la última menstruación, pero según cifras publicadas por Europa Press, solo el 4 por ciento de las embarazadas daban a luz pasada esa fecha. Por ese motivo, investigadores ligados a los Institutos Nacionales de Salud norteamericanos han buscado determinar el momento exacto en el que la mujer ovula y la posterior implantación del embrión en el útero.

Ovulación e implantación del embrión

Duración del embarazo

Siguiendo esta metodología, han sido capaces de calcular el periodo total de gestación de 125 embarazos que incluían una variabilidad de hasta 37 días en su finalización.

'Hemos encontrado que el tiempo medio desde la ovulación hasta el nacimiento fue de 268 días, es decir, 38 semanas y dos días', afirma la doctora Anne Marie Jukic, becaria postdoctoral en el Servicio de Epidemiología del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental, en Durham (EEUU).

Las hormonas femeninas, claves en la investigación

Este estudio se llevó a cabo gracias al análisis de muestras de orina diarias de 125 mujeres que habían formado parte en una investigación anterior. En dichos análisis se calcularon las concentraciones de tres hormonas relacionadas con el inicio de la gestación, la hCG (gonadotropina coriónica humana), la estrona-3-glucurónido y el pregnandiol-3-glucurónido.

Los investigadores fijaron el día exacto de la ovulación cuando se producia un descenso de la proporción entre los estrógenos y los progestágenos, mientras que la implantación del embrión se identificó gracias al aumento de los niveles de hCG.

Otros factores que influyen en la fecha del parto

La investigación evidencia además otros factores que influyen en la fecha de nacimiento del bebé. Así, si el embrión tardó más en implantarse, también tardó más en finalizar la gestación. Lo mismo sucede cuanto mayor es la edad de la madre y cuanto mayor fue su propio peso al nacer.

Por el contrario,  aquellos embarazos que presentaron un ascenso de los niveles de progesterona en las últimas semanas, fueron significativamente más cortos, con una media de 12 días de gestación menos.

Los autores del estudio concluyen que los sucesos anteriores a la confirmación del embarazo influyen en la fecha de llegada del bebé y pueden determinar nuevas líneas de investigación sobre el parto.

. Colaboradora de GuiaInfantil.com