Ventajas y desventajas del embarazo en verano

¿Es mejor pasar el embarazo en verano o en invierno?

La mayoría de las parejas prefieren planificar el embarazo para acomodarlo a sus tiempos laborales o a sus necesidades personales. Ahora que muchas mujeres pueden decidir cuándo es el mejor momento para quedarse embarazas, nos preguntamos por la mejor época del año para tener al bebé.

Pasar el último trimestre del embarazo en verano tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes. Las molestias del embarazo en su recta final se intensifican y la verdad es que en verano hace más calor, pero también tenemos más tiempo libre para descansar. Analizamos las ventajas y desventajas del embarazo en verano.

Desventajas del embarazo en verano

Embarazada en playa

El principal escollo a vencer durante el último trimestre de embarazo en verano es el calor. Según la zona en la que vivamos, los meses de verano se pueden hacer muy cuesta arriba ya que nuestra temperatura corporal en esta recta final del embarazo también aumenta. Insomnio, sofocos y cansancio serán los principales inconvenientes de un verano embarazada.

También hay que tener en cuenta el considerable aumento de peso en este último trimestre y el calor no ayuda precisamente a que nos sintamos mejor. Las molestias más típicas del embarazo, como la hinchazón en las piernas y en otras partes del cuerpo se recrudecen en los meses de verano y la única forma de aliviarlas un poco es hidratándonos bebiendo mucha agua. 

Y beber mucha agua para protegernos del calor nos lleva a aumentar las continuas ganas de orinar ahora que el útero presiona la vejiga. Pero como decimos, no todo son inconvenientes con el embarazo en verano y a algunas de las desventajas, como las pocas ganas de hacer ejercicio, por ejemplo, siempre podemos darle la vuelta.

Ventajas del embarazo en verano

Porque en verano tenemos más tiempo libre para descansar y coincidiendo con las vacaciones, podemos aprovechar los días de playa para caminar por la arena o nadar, un ejercicio que puede ayudarnos mucho en esta última etapa del embarazo. Las principales ventajas de pasar el verano embarazada se encuentran en ese tiempo libre sin estrés y sin prisas que podemos aprovechar para ocuparnos en aliviar las molestias del embarazo.

Otra ventaja de estar embarazada en verano es algo más material y se refiere a la ropa. La ropa de embarazada, que suele ser más cara que la ropa habitual, se sustituye en verano por vestidos amplios que además de económicos son de lo más cómodos y ligeros. Además, el sol aporta innumerables beneficios físicos y emocionales a la mujer embarazada, siempre y cuando tomemos las medidas de protección adecuadas.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com