El estrés y la infertilidad en las mujeres

El estrés reduce la capacidad de quedar embarazada de la mujer

Victoria VerdúGinecóloga

Aunque no está considerado como una patología, lo cierto es que el estrés puede alterar el correcto funcionamiento del organismo. De hecho, un estudio, publicado en la revista Human Reproduction, afirma que puede reducir hasta un 30% la capacidad reproductiva en las mujeres, demostrando que el exceso de alfa amilasa, un indicador biológico de estrés medido en la saliva, está directamente relacionado con los problemas de fertilidad.

El estrés causa infertilidad en las mujeres

El estrés causa infertilidad en las mujeres

Otros efectos psicosomáticos del estrés sobre la fertilidad de mujeres son:

- el aumento de los niveles de prolactina en el organismo, que suele ser causa de ovulaciones irregulares

- aumenta el riesgo de padecer anovoluación, imposibilidad de los ovarios para lanzar el ovocito,

- la supresión del ciclo menstrual o amenorrea.

Asimismo se ha comprobado que la tensión excesiva también puede afectar a la fertilidad masculina, reduciendo la calidad y cantidad de espermatozoides.

El estrés es una respuesta fisiológica ante situaciones de tensión o ante una fuerte carga emocional como la que conlleva el hecho de encontrar dificultades para lograr el embarazo, algo cada vez más habitual en la sociedad fruto del progresivo aumento de la edad para ser madre. Por este motivo, es frecuente que las mujeres que tardan más de lo esperado en quedarse embarazadas se frustren y tiendan a estresarse, sin tener en cuenta que esta reacción natural puede agravar el problema.

Consejos para evitar que el estrés inhiba la fertilidad

- Lo más recomendable para una pareja o mujer que está buscando un hijo, ya sea de forma natural o artificial, es tratar de reducir al máximo los niveles de estrés, empezando por el que produce el propio deseo de ser padres. En este sentido, es fundamental tener siempre una actitud positiva y disfrutar lo máximo posible durante todo el proceso.

- Para combatir el estrés, el primer paso es llevar un estilo de vida saludable. Una dieta equilibrada, suficientes horas de sueño, algo de ejercicio y la ausencia de alcohol y otras sustancias son factores clave para mantener el organismo estable y evitar desajustes que puedan influir, no solo en la salud, si no en el estado de ánimo.

- En situaciones de estrés, también es importante buscar diferentes actividades que ayuden a mantener la mente ocupada. La práctica de un nuevo hobby o deporte estimula la liberación de endorfinas, sustancias péptidas producidas por el cerebro que proporcionan sensación de bienestar físico y mental. Además, hoy en día existen diferentes técnicas de relajación como el yoga o terapias alternativas como la acupuntura, que ha demostrado ser muy beneficiosa para la fertilidad ya que incrementa la temperatura de determinadas zonas restableciendo el flujo de energía. 

Sin embargo, muchas veces, la carga emocional puede acrecentarse y derivar en problemas psicológicos serios como la ansiedad e, incluso, la depresión, sobre todo en los casos de aborto de repetición. Además, este estrés aumenta la tasa de abandono de los tratamientos de reproducción asistida, dificultando aún más las posibilidades de lograr el embarazo. En las unidades de reproducción asistida, se cuenta con unidades de apoyo psicológico para los pacientes, en la que un profesional proporciona las pautas necesarias para afrontar esta situación y recuperar el equilibrio emocional.