Micronutrientes para quedar embarazada

Micronutrientes que favorecen la fertilidad

Carlota ReviriegoNutricionista

Además de las vitaminas, existen otros micronutrientes que pueden afectar en mayor o menor medida la fertilidad femenina, lo cual puede ser de interés a la hora de buscar un embarazo. 

En Guiainfantil.com te contamos qué micronutrientes has de introducir en tu dieta para aumentar las posibilidades de lograr el embarazo.

Micronutrientes para lograr el embarazo

Minerales que favorecen quedar embarazada

Hierro: El hierro es de gran importancia durante el embarazo debido a que se manejan volúmenes elevados de sangre, pero además, niveles bajos de hierro se han relacionado con infertilidad, mientras que niveles equilibrados parecen disminuir el riesgo de un aborto espontáneo. En el caso del hierro puede aportarse como hierro hemo, presente en los alimentos de origen animal, o no hemo, presente en los alimentos de origen vegetal. La vitamina C potencia la absorción del hierro, por lo que conviene combinarla, sobre todo, con alimentos de origen vegetal.

Magnesio y Selenio: Al igual que el hierro, el magnesio y el selenio se relacionan con la protección frente a abortos y frente la aparición defectos fetales. La asimilación de la combinación de estos minerales se ve potenciada por el calcio y las vitaminas B6 y D. 

Manganeso: Una deficiencia de este mineral puede provocar desequilibrios en el proceso de ovulación, y también podría inhibir la síntesis de hormonas sexuales. El hierro y el zinc dificultan la absorción del manganeso, mientras que la vitamina C la favorece.

Zinc: Este mineral es de vital importancia para el crecimiento y el normal desarrollo del feto. Actúa como co-adyuvante en numerosas enzimas, siendo uno de los nutrientes primordiales implicados en la fertilidad y cuya deficiencia puede pasar desapercibida ya que no tiene síntomas manifiestos. El ácido fólico y el hierro dificultan su asimilación, mientras que las vitaminas B6 y C podrían facilitarla. La ingesta de alcohol o de anticonceptivos hormonales, así como la presencia excesiva de fibra o fitatos en la dieta comprometen las reservas de zinc. De hecho,  el café, el te y el tabaco limitan la absorción de la gran mayoría de los minerales.

Co-enzima Q10: Se ha observado que esta co-enzima, un componente sin el que otras enzimas no pueden funcionar correctamente, se encuentra en niveles muy bajos en mujeres que han sufrido un aborto, por lo que su aporte extra podría mejorar la fertilidad de mujeres que van a someterse a un tratamiento de reproducción asistida. Sin embargo, por el momento, no hay estudios suficientes que lo avalen.

Ácidos grasos esenciales: Son aquellos ácidos grasos que nuestro organismo no puede fabricar y que, por tanto, deben suministrarse a través de la dieta. Son esenciales, dentro de los omega-6, el ácido linoleico y el alfa-linolénico dentro de los omega-3. Estos ácidos, predominantes en el pescado azul, son fisiológicamente muy necesarios, ya que participan en la creación de estructuras del sistema nervioso, siendo indispensables para el desarrollo del cerebro del feto. 

Mantener una dieta sana y equilibrada, con una variedad de frutas y verduras de diferentes colores, proteína y grasa de origen animal de manera limitada y una buena proporción de hidratos de carbono complejos asegura un aporte de macro y micronutrientes en las cantidades más apropiadas.