Herpes labial durante el embarazo

Síntomas del virus del herpes labial durante la gestación

Sara Cañamero de LeónMatrona

La infección por el virus Herpes puede ser transmitida al bebé a través de la sangre o bien durante el trabajo de parto, cuando pasa a través de la vagina de la madre.

Existen varios tipos de herpes, y dependiendo de esto, el tratamiento será uno u otro. Te contamos cómo prevenir el herpes labial y cómo reconocerlo durante el embarazo.

El herpes labial en la embarazada

Doctora con embarazada

Existen dos tipos de herpes: labial y genital. El herpes labial es el Herpes simplex tipo 1. Este tipo de herpes afecta principalmente a la zona de la cara y los labios, y se estima que más del 50% de la población ha sido afectada antes de los 6 años de vida.

Una vez que se produce el contagio, el virus queda latente; y en algunos casos vuelve a brotar, generalmente cuando hay una bajada de defensas (recordemos que la gestación se caracteriza por ser un estado de inmunosupresión), y las embarazadas frecuentemente pueden presentar brotes.

Si alguien presenta un brote de este virus puede ser transmitido a los genitales, si hay contacto directo con la mucosa. O bien, si se llevan las manos que antes han tocado la lesión en el labio a la zona genital, sin haber sido lavadas.

Síntomas de herpes labial en las embarazadas

En el caso de Herpes Labial, los síntomas son:

- Vesículas en forma de racimos en el labio, en la zona ocular y más raramente en otras partes del cuerpo (herpes diseminado), de las que puede fluir algo de líquido, y luego se forma costra.

- La aparición de las vesículas va precedida de quemazón, picor y hormigueo.

- Las vesículas desaparecen en unos 10-15 días sin dejar cicatrices.

Contagio de herpes labial en el embarazo, prevención y tratamiento

La embarazada se contagia del virus del herpes labial por contacto con los labios de otra persona infectada o con su saliva. Esta persona, puede ser portadora pero no desarrollar el herpes. Una vez que ya tuvo un herpes, la persona puede volver a desarrollarlo ante un momento de estrés o de bajada de defensas.

La embarazada, a su vez, puede contagiar al bebé con el herpes inmediatamente después de nacer por besar o tener otro tipo de contacto con alguien que tenga herpes labial.

La embarazada puede prevenir el contagio de herpes labial mediante:

- Medidas higiénicas escrupulosas, lavado de manos.

- Cuando el bebé ha nacido, se extreman las medidas higiénicas para evitar el contagio de madre a hijo.

Aunque la embarazada tenga herpes labial en el momento del parto, la lactancia es posible. El herpes labial se puede tratar con cremas antiherpéticas.