Infusiones beneficiosas para las embarazadas

Qué infusiones se pueden tomar sin riesgos durante el embarazo

Pendientes siempre de que el embarazo se desarrolle con normalidad y tratando de evitar en la medida de lo posible las típicas molestias, nos hemos fijado en las infusiones, a las que debemos prestar especial atención para evitar riesgos innecesarios.

Solemos considerar las infusiones como una bebida inofensiva, pero hay algunas como la menta o la manzanilla que están desaconsejadas cuando estamos esperando un bebé. Por el contrario, también encontramos algunas infusiones beneficiosas para las embarazadas.

Las infusiones que mejor sientan a las embarazadas

Embarazada toma infusión

La duda es inevitable, ¿qué infusiones puedo tomar durante el embarazo? Lógicamente, cada persona tiene unas necesidades diferentes y en algunos casos el embarazo requiere unos cuidados específicos. Pero en líneas generales, estas son las infusiones que puedes tomar estando embarazada.

- Rooibos. Esta infusión que proviene de una leguminosa resulta una gran ayuda durante el embarazo por sus propiedades antioxidantes que protegen las defensas, sobre todo en el primer trimestre del embarazo. Además, no es una infusión estimulante, por lo que se puede tomar sin ningún riesgo.

- Jengibre. Una de las principales molestias del embarazo se pueden aliviar fácilmente gracias a la infusión de jengibre. Hablamos de las náuseas y los vómitos tan característicos de los primeros meses de embarazo.

- Hinojo. La infusión de hinojo es una manera segura de evitar la pérdida de hierro en el embarazo y reduce el riesgo de sufrir anemia. Además, el hinojo favorece las digestiones, a veces complicadas en esta etapa.

- Frambuesa. Esta infusión de frambuesa es beneficiosa en la última etapa del embarazo porque ayuda a fortalecer los músculos del útero y está especialmente recomendada para el posparto.

El té y el café durante el embarazo

Si bien las infusiones son cada vez más frecuentes, las bebidas más habituales son el café y el té. Mucho se ha hablado sobre el consumo de café y té en el embarazo y el único acuerdo al que se ha llegado es a la moderación. Las propiedades que estas dos bebidas puedan tener por un lado, se ven contrarrestadas por los posibles efectos adversos de un consumo excesivo durante el embarazo.

¿Es mejor el té que el café en el embarazo? Como si las infusiones se presentaran con la garantía de un nulo riesgo durante el embarazo, muchas mujeres sustituyen el café habitual por una taza de té cuando están embarazadas. Y esto no deja de ser un error, ya que el té es una bebida estimulante que además puede dificultar la absorción del hierro. 

Actuando con un mínimo de sentido común, las pautas a seguir durante el embarazo en cuanto a alimentos y bebidas son el consumo moderado pero también variado. Cafés, tés e infusiones son recomendables siempre que no se conviertan en un hábito continuado y excesivo.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com