La hipotensión en el embarazo

Consecuencias de la tensión baja en embarazadas

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Algunas embarazadas experimentan una bajada de tensión durante el embarazo, sobre todo en las primeras semanas. Esto hace que la embarazada se maree con mucha frecuencia e incluso pueda llegar a desmayarse. La parte positiva de la hipotensión, es que no es peligrosa para el embarazo, todo lo contrario que la hipertensión

Qué es la hipotensión en el embarazo

Embarazada bebiendo agua

La hipotensión o tensión baja es la baja presión de la sangre. Durante el embarazo, se puede dar hipotensión durante las primeras 24 semanas, sobre todo en el segundo trimestre (entre las semanas 12 y 24 de gestación). Normalmente se trata de una bajada de tensión provocada por el propio embarazo. Como la sangre ahora circula también hacia el feto, el sistema circulatorio de la mujer se ve obligado a funcionar más deprisa para cubrir las necesidades del bebé. Y esto hace que la presión sanguínea baje. En cuanto el cuerpo se estabilice y se adapte a esta nueva situación, la hipotensión irá remitiendo.

Otra de las causas de la hipotensión durante el embarazo es la presión que ejerce el útero sobre la aorta y vena cava. De ahí que los ginecólogos recomienden a la embarazada no dormir sobre la espalda, sino recostada del lado izquierdo.

Pero, ¿cuándo tenemos la tensión baja? Se considera presión sanguínea normal cuando los valores están en torno a 11-7 (115 de presión sistólica, la que genera el corazón al bombear la sangre de las arterias al cuerpo, y 75 de presión diastólica, la presión que ejerce el corazón cuando se encuentra en reposo entre latido y latido). Se puede considerar hipotensión si los valores están por debajo de 9-6 (90 de tensión sistólica y 60 de presión diastólica). 

Hay otras causas de hipotensión, como los problemas endocrinos (hipotiroidismo e hipertiroidismo), algún problema cardiaco. Y en casos muy extremos, se puede dar una situación de shock hipovolémico (una hipotensión vinculada con la deshidratación severa). Pero estos casos son extraños ( se dan ante una infección o reacción alérgica grave o una pérdida grande de sangre). Lo normal es que la hipotensión no sea perjudicial para la salud.

Síntomas de la tensión baja en la embarazada

El príncipal síntoma es el mareo. La embarazada nota que al levantarse trás estar tumbada o sentada durante un tiempo, 'se le va la cabeza'. Esa sensación de vértigo puede acompañarla durante todo el día. También se notará más cansada, con una sensación de fatiga constante y sueño, mucho sueño. En algunos casos, la embarazada con hipotensión puede sentirse algo deprimida.

Otro de los síntomas de la hipotensión durante el embarazo es la dificultad de concentración. La sensación de 'teer que leer dos veces lo mismo' para poder comprender lo que se lee, es muy común en estos casos. A menudo también afecta a la visión. Muchas embarazadas con la tensión baja experimentan visión borrosa.

En algunos casos la hipotensión puede generar un desmayo en la embarazada. Esto ocurre cuando se da una bajada muy brusca y repentina de la tensión. En ese momento, el cerebro puede dejar de recibir el nivel adecuado de oxígeno, lo que provoca el desvanecimiento. Esto sí puede llevar a una situación de riesgo para la embarazada, ya que podría golpearse. 

Recomendaciones para embarazadas con hipotensión

- No cambies de posición de forma brusca. Acostúmbrate a hacer movimientos más lentos, sobre todo si estás tumbada o sentada y te vas a levantar.

- Lleva siempre una botella de agua en el bolso. El agua te aportará sales minerales y te ayudará a controlar la hipotensión. Además te asegurarás de estar en todo momento hidratada. Recuerda que la deshidratación es una de las causas de la hipotensión. 

- Cuida tu alimentación. Incluye alimentos hidratantes, como la futa. Ante una bajada de tensión, toma algún alimento rico en glucosa. Come varias veces al día y evita pasar demasiadas horas sin comer nada (esto genera una bajada de azúcar).

- Haz ejercicio. Camina para mantener activa la circulación.