Los miedos de la futura mamá en el embarazo

Cómo tratar la ansiedad generada por el miedo en la gestación

Marta López EstrínganaReflexóloga

Llevamos meses deseándolo… y un día ocurre, ¡por fin estamos embarazadas!…. muchas de nosotras llevaremos mucho tiempo detrás de ello, a otras les pillará por sorpresa, otras habrán pasado por verdaderos problemas físicos, emocionales y mentales para conseguirlo y otras, sin embargo, les llevará tiempo asimilarlo.

Sea como sea, todas tienen por delante nueve meses maravillosos e intentarán que sean los mejores nueve meses de su vida, aunque es inevitable sentir algo de miedo. 

7 miedos que se presentan durante el embarazo

Embarazada-tumbada

Son muchos los miedos que nos acompañarán en el embarazo, tener miedo es humano y es normal, y déjame que te recuerde que no está reñido con tener un estado radiante y tener un embarazo maravilloso. Estos son algunos de los miedos con los que nos encontraremos:

- Crisis de Confianza de la Futura Mamá: Probablemente la ya sólo noticia del embarazo, nos producirá esta crisis haciéndonos creer que no seremos buenas madres o que careceremos de instintos maternales. Pues bien, tengo una buena noticia, ser madre no es instintivo, aprenderemos a ser madres y de las buenas, pero tendremos que esperar a que llegue nuestro maestro, el que nos enseñará todo lo que necesitamos saber. Será él quien haga de nosotras unas verdaderas expertas.

- Miedo al cambio físico: Las mujeres somos coquetas por naturaleza y nos asusta el cambio de volumen y el cambio de nuestro físico, cara, pelo, piel. Piensa que cuando notes el movimiento de tu bebé dentro de ti, no te importará tu físico, te lo aseguro…, además todo cambiará en el momento que nazca el bebé y recuperarás tu figura de forma espléndida. 

- Miedo a los sentimientos de nuestro compañero: Sabemos que él no tendrá cambios físicos pero el impacto emocional del primer embarazo no es menos real que el nuestro y os aseguro que ser padre es uno de los cambios más intensos que tendrá en su vida. El tendrá emociones de alegría, orgullo y sorpresa solapadas con otras que no siempre sabrá cómo gestionar, el cambio físico de su pareja, miedo al parto, e incluso miedo al sexo. Una buena empatía ayudará a sentirnos más tranquilas y sobre todo ayudarle a él.

- La Soledad: Las razones por las que una mujer se embarca sola en un embarazo son muchas y muy personales. Pasar un embarazo sola no es fácil. Rodéate de apoyo que te de amor y cuidados. Hay grupos de apoyo que pueden ayudarte y lo están deseando, te lo aseguro.

- Preocupaciones sobre el bebé: Muchas embarazadas se preguntan si su bebé será normal. Es verdad que a veces parece imposible producir algo totalmente perfecto. Es un miedo muy persistente y la única forma de vencerlo es desarrollando confianza en ti misma, proceso que lleva algo de tiempo, pero que se consigue. La preparación al parto ayuda mucho a reforzar esa confianza.

- Preocupaciones sobre el futuro: Tener un hijo hace que todo cambie, nada será igual, ni tan siquiera la relación con nuestra pareja, además este miedo se incrementa por la responsabilidad tan grande que conlleva traer un niño al mundo. Recuerda que todas las angustias que salen a flote durante el embarazo son pistas de los retos a los que nos enfrentaremos. Reconocer nuestros miedos nos evitará crisis impactantes una vez que el bebé ya esté en casa.

- Miedo al parto, al dolor: La gran responsable del miedo al parto es el desconocimiento, por eso, una buena información sobre los cambios físicos y mentales que se producen en cada fase, así como aprender técnicas de relajación, respiración y concentración te ayudarán a perderle el miedo. El no conocer el dolor al que nos enfrentamos, también nos da miedo, recuerda que es un dolor con un objetivo, es un dolor muy distinto al de una lesión. 

Recuerda que el embarazo no sólo es un tiempo de espera, es un tiempo de compartir tus emociones, tus miedos, tus conocimientos, es un tiempo para hablar sobre lo que más se valora en la relación y para decidir qué tipo de mundo deseáis crear juntos para vuestro futuro hijo. No se trata de comprar lo necesario para vuestro bebé, sino de ayudarse mutuamente para convertirse en padres responsables. No olvidéis que os vais a transformar en padres y no sólo habrá nacido un bebé, habrá nacido una nueva familia.