Cambios en la boca de la mujer embarazada

6 problemas dentales que pueden ocurrir en el embarazo

Sara HawkinsOdontóloga

Los cambios hormonales que se producen durante el embarazo provocan alteraciones en la boca de la mujer embarazada, como aparición de caries, gingivitis, exceso de salivación o movilidad dentaria. Por lo tanto, la prevención y cuidado de la salud dental es un objetivo primordial durante el embarazo.

6 cambios bucodentales en el embarazo

Salud dental en el embarazo

La prevención es fundamental para tener una buena salud dental durante el embarazo. Lo ideal, si estás planeando quedarte embarazada es hacerte un chequeo dental previo. El dentista podrá hacerte todas las pruebas diagnósticas necesarias, incluyendo radiografías si lo considera necesario, y también tratamientos dentales si lo precisas. Así cuando se produzca la concepción tendrás una boca sana y en salud. 

Si hace mucho que no vas al dentista y te has quedado embarazada también es el momento de hacerte un chequeo a fondo, aunque el dentista no hará radiografías en este caso, ya que están contraindicadas con tu estado. En cualquier caso, el especialista te dará todas las recomendaciones necesarias para mantener una boca sana y cuidada durante el embarazo.

Estos son los problemas bucodentales más habituales en la embarazada: 

- En la mujer embarazada se producen cambios en la composición de la saliva y esto unido a nauseas y/o vómitos frecuentes durante el primer trimestre del embarazo pueden llegar a erosionar el esmalte dentario y producir sensibilidad en los dientes. Es recomendable enjuagarse con agua después de cada vómito y además tu dentista te recomendará utilizar un colutorio y pasta de dientes con flúor para prevenir este problema. 

- Los cambios en la dieta de la mujer embarazada unidos a los cambios en la saliva pueden aumentar la aparición de caries durante el embarazo por lo que se recomienda seguir las recomendaciones que tu dentista te dará: cepillado dental después de cada comida, enjuagues con flúor y uso de la seda dental a diario. Si durante el cepillado se producen nauseas utiliza un cepillo pequeño y suave.

- Cambios gingivales y movilidad dentaria. Debido a los cambios hormonales que sufre la mujer durante el embarazo, al acumulo de placa bacteriana y los cambios vasculares, las encías pueden estar enrojecidas, inflamadas y sangran. Esto se conoce como gingivitis del embarazo y suele desaparecer después del parto. Para evitarla se recomienda hacer limpiezas bucales en el momento que sea necesario y cepillar los dientes y encías después de las comidas cuidadosamente, a lo que se debe sumar el uso de la seda dental a diario.

- También es relativamente común el ‘granuloma del embarazo’. Es una lesión abultada que aparece en la encía y que sangra con facilidad, suele estar asociado con una higiene oral deficiente. Suele aparecer durante el segundo trimestre y desaparece solo progresivamente o tras el parto.

- En ocasiones la mujer embarazada presenta dolor, infección o urgencia dental y es necesario realizar el tratamiento porque el beneficio es mayor que los mínimos riesgos que conlleva. En este caso, si se puede elegir, es mejor hacerlo durante el segundo trimestre del embarazo.