Dolor vaginal en el embarazo

El dolor de las embarazadas en la zona de la vagina

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Durante el embarazo, son muchas las molestias que suelen afectar a la mujer en las cuarenta semanas hasta las que puede llegar una gestación. Dependiendo del cuerpo de cada mujer y de cada embarazo, los dolores o molestias pueden variar. 

Desde las manchas en la piel provocadas por los cambios hormonales, pasando por la retención de líquidos, la inflamación de los pechos o las transformaciones en el carácter o el humor. Sin embargo, también puede haber un dolor en el canal del parto que afecte a la vagina antes de dar a luz. 

Causas del dolor vaginal de las embarazadas

Dolor vaginal en el embarazo

El dolor vaginal en el embarazo es de lo más común y puede venir generado por las molestias producidas en la pelvis. El dolor que se produce en la zona de la pelvis tiene que ver con un desplazamiento del canal de parto, que no debería ser tal, pero que a veces tiene lugar durante el embarazo.

Esto es un movimiento producido por la segregación de hormonas antes de dar a luz, que hacen que la mujer tenga sensación de agujetas y pueden afectar también a las molestias de la vagina. La zona íntima puede doler en el momento del embarazo por el crecimiento del útero y los calambres genitales y pequeños espasmos que se producen en la gestación.

El cuerpo se prepara para el parto, y es normal que durante el tercer trimestre y conforme va llegando el momento del nacimiento, se ensanche esta zona y los calambres sean más usuales causando dolor. Sin embargo, si estos dolores son muy agudos y ocurren desde el principio del embarazo, es recomendable consultar con un ginecólogo por si hubiese alguna infección genital

Tratamiento del dolor vaginal durante el embarazo

Si sentimos dolor vaginal en el embarazo, lo mejor para terminar con ello es fortalecer las paredes de la vagina. Los ejercicios más recomendados son los de Kegel, que consisten en contraer y relajar los músculos de la vagina con el fin de que gane fuerza. Estas repeticiones deben hacerse de forma constante varias veces al día para que las paredes vaginales se vean fortalecidas y así conforme crezca el canal del parto disminuirá el dolor en esta zona. Potenciar el suelo pélvico es muy importante para reducir las enfermedades y las molestias antes, durante y después del embarazo.