Infección de orina en el embarazo

Síntomas y prevención de la infección urinaria en embarazadas

Sara Cañamero de LeónMatrona

Dentro del término infección de orina no se suelen englobar diferentes infecciones en cualquier tramo de la vía urinaria: puede afectar a los riñones, a los uréteres, o incluso a la vejiga.

La infección se produce cuando una bacteria penetra desde la piel, vagina, o ano hasta la uretra y se desplaza hacia arriba, pudiendo llegar la infección a la vejiga, los uréteres, o los riñones.

Por qué las embarazadas son más propensas a la infección de orina

Embarazada en médico

Una de las molestias más comunes durante el embarazo son las infecciones de orina. Ocurren cambios que hacen que la mujer embarazada sea más propensa a tener infecciones de orina, ya  que las bacterias tienen mas tiempo para crecer. Los cambios son los siguientes:

Durante el embarazo el alto nivel de progesterona relaja el tono muscular de los uréteres (tubos que comunican los riñones con la vejiga) y esto hace que se dilaten con lo que el flujo de orina es más lento. Además cuando el utero crece puede llegar a comprimir los uréteres con lo que se dificulta el paso de la orina.

La vejiga también pierde su tono muscular durante la gestación con lo que resulta más difícil vaciarla por completo.

Síntomas de la infección de orina en embarazadas

Los síntomas de la infección de orina  más comunes son: 

- Dolor, ardor durante la micción.

- Molestia suprapúbica.

- Necesidad frecuente de orinar, incluso cuando hay muy poca orina en la vejiga.

- Orina turbia.

- Fiebre, malestar general, fatiga o vómitos son síntomas de pielonefritis, es decir que la infección ha llegado al riñón. Y es más grave.

Cómo prevenir la infección de orina en la gestación

Para prevenir y tratar las infecciones de orina durante el embarazo podemos tomar sencillos cuidados en nuestro día a día :

- Beber mucha agua.

- Realizar la higiene de la zona genital desde la vagina a la no para evitar la contaminación por bacterias fecales.

- Vaciar la vejiga después de mantener relaciones sexuales.

- Evitar los productos de higiene femenina potencialmente irritantes, el excesivo lavado genital congeles o con jabones puede eliminar nuestra flora natural.

- Tomar alimentos ricos en vitamina C para acidificar la orina. El arándano rojo americano ha demostrado en diferentes estudios tanto prevenir como ser eficaz en el tratamiento de la cistitis.