Trucos caseros para la retención de líquidos en el embarazo

Cómo combatir la retención de líquidos durante el embarazo

Son muchas las embarazadas que sufren molestias en su cuerpo a lo largo de los nueve meses de gestación. El embarazo es un proceso largo que genera muchos cambios en el cuerpo de la mujer, y uno de los problemas que sufren muchas futuras mamás responde a la retención de líquidos.

Esto supone un volumen extra en el cuerpo, que puede concentrarse en las piernas, los brazos cualquier zona que se ve considerablemente más pesada y grande. En Guainfantil.com descubrimos cómo sobrellevar la retención de líquidos en el embarazo con trucos caseros. 

Remedios caseros para evitar la retención de líquidos

La retención de líquidos en el embarazo

- Piernas en alto. Después de un día sin parar, lo mejor para la retención de líquidos, sobre todo si estamos embarazadas, es poner las piernas a una altura considerable. Esto quiere decir que podemos ponerlas sobre una silla ligeramente más alta que el asiento en el que nos pongamos, o sobre el respaldo del sofá. También se puede utilizar un cojín para apoyar las piernas. Unos minutos serán necesarios para que la sangre vuelva a circular. 

- Dieta sana. Es lo más importante para conseguir eliminar la retención de líquidos, sobre todo en el embarazo. Un régimen bajo en sal, rico en frutas y verduras es lo más recomendable para que el organismo funcione y el volumen no suba de forma considerable. 

- Líquido. Aunque parezca una incongruencia, para evitar la retención de líquidos el secreto no es otro que más líquido, como suena. Es necesario beber al menos dos litros de agua al día para que el organismo funcione con mucha más fluidez y los líquidos no se queden retenidos en zonas del cuerpo como las piernas, haciendo mucho más pesados los movimientos. 

- Masajes drenantes. Aunque no es recomendable hacer masajes de este tipo con un avanzado estado de gestación, sí que podemos hacérnoslos a nosotras mismas con ayuda de geles, aceites y cremas frescos. Eso ayudará a que zonas como los brazos o los muslos - donde mayor cantidad de líquidos se concentran -, queden mucho más relajadas. Es conveniente hacerlo antes de dormir para que la piel descanse, y se trata de aplicar el producto con firmeza para que la piel se estire y se mueva.