Ecografías en el último trimestre de embarazo

Cómo son las ecografías en la recta final de gestación

Sara Cañamero de LeónMatrona

En el último trimestre del embarazo realizamos una última ecografía, generalmente entre las semanas 32 y 36 de embarazo. En ella se comprueba el bienestar del bebé, la cantidad de líquido y el estado de la placenta entre otras cosas.

El ecógrafo que se suele usar no requiere que sea de tanta calidad como ocurre en la ecografía de la semana 20, ni que el obstetra o ecografista tenga un alto grado de especialización, aunque la información que obtenemos es muy valiosa.

Qué valora la ecografía del último trimestre de embarazo

Ecografía embarazada

La última ecografía de embarazo aporta datos muy valiosos. Entre ellos:

1. Posición del bebé: se confirma que esté en posición cefálica o podálica, es decir que parte del cuerpo se encuentra en dirección a la pelvis. En el caso de que el bebé esté de nalgas o podálica, y dependiendo de qué centro y en qué semana se encuentre la mujer, se dan opciones diferentes: versión cefálica externa, cesárea programada, se intenta parto de nalgas…

2. Peso estimado y medidas del bebé. Se comprueba que el crecimiento es normal, que el peso es el adecuado. Se descartan problemas de crecimiento.

3. Posición y estado de la placenta, si se observan calcificaciones o bien que la placenta está más o menos envejecida. Son datos importantes ya que es el órgano a través del cual el bebé recibe todo lo necesario de su madre. Debe funcionar perfectamente.

4. Posición y estado del cordón, se comprueba que la circulación de la arteria umbilical para cerciorarse que la oxigenación al bebé sea la correcta.

5. Diagnóstico de anomalías tardías.

6. Medir los niveles del líquido amniótico, aunque a medida que pasan las semanas es normal que éste disminuya.

7. Valoración del perfil biofísico del bebé: frecuencia cardiaca, movimientos respiratorios, movimientos del cuerpo y el tono fetal.

8. A veces se mide la longitud del cuello uterino, sobre todo si la mujer refiere haber tenido contracciones, ya que es uno de los factores que puede predecir un parto pretermino o prematuro. 

9. En caso de embarazo gemelar nos permite conocer la posición de cada gemelo, para predecir el tipo de parto.

Si bien, esta es la ecografía más importante, en la recta final de embarazo en las clínicas privadas hacen dos ecografías más, pero todas ellas sirven para medir los mismos parámetros.

Cómo prepararse para la última ecografía 

Al igual que las ecografías anteriores no es necesario que la mujer se prepare de manera específica, solemos recomendar que ese día no se apliquen cremas hidratantes en el abdomen, ya que algunas impiden el normal paso de los ultrasonidos.

Se suele realizar por vía abdominal, salvo en derterminadas ocasiones que necesitemos conocer algún parámetro específico como son la longitud del cuello del útero, que es más precisa por esta vía, o bien para valorar posibles placentas localizadas cerca del orificio cervical.

Y... ¿Qué verán los futuros padres? En principio, debido al poco liquido y al poco espacio que tiene ya el bebé, no se suelen apreciar tan bien las diferentes partes del cuerpo de su futuro hijo; sin embargo la cara, siempre y cuando el bebé se deje, se ve bastante bien; los ginecólogos suelen hacer bonitos 'retratos' en estas semanas de embarazo, ya que la cara es 'más de niño' (algunos hasta tienen mofletes!), pero no nos debemos decaer si en la última ecografía no apreciamos bien a nuestro bebé, ya que nos quedarán pocas semanas para tenerle en brazos.