Regalos para la embarazada en San Valentín

¿Qué regalar a la embarazada el Día de los Enamorados?

En San Valentín, la futura mamá embarazada es la protagonista. Declararle tu amor en el Día de los Enamorados es la clave para convertirla en la mujer más feliz del mundo, pero si además se lo dices con un regalo mejor que mejor. En este momento está embarazada, lleva a tu hijo en su interior y se encuentra en un momento muy delicado a nivel emocional. Por este motivo, acertar con el regalo es muy importante. 

A continuación, encontrarás una selección de ideas entre las que elegir para regalar a la embarazada en este día tan especial y, como no, algunas sugerencias para no fallar, es decir, lo que nunca debes regalarle a una embarazada el día de San Valentín. 

10 Regalos para la embarazada en San Valentín

Embarazada con corazón

1. Sesión de fotos. Un albúm con las fotos digital o de papel del desarrollo del embarazo puede ser un regalo perfecto para ella. Si está al inicio puedes comenzarlo con las primeras, las del primer trimestre, pero si está en el segundo o en el tercer trimestre, puedes completarlo paso a paso, incluso con las ecografías. 

2. Flores. Poco original, pero siempre un acierto. Con un ramo de flores, siempre que sean sus favoritas, podrás decirle a tu chica que la quieres para hacerla feliz.

3. Cena romántica. Nada mejor que salir a cenar a la luz de las velas para expresarle a la futura mamá embarazada tu felcilidad por el bebé que esperáis.

4. Joyas. Colgantes, sortijas, pulseras... son ideales para grabar. San Valentín invita a expresar el amor y nada mejor que decírselo con una joya donde pongas lo mucho que la quieres. Si tu bolsillo no te permite un regalo de valor, opta por piezas sencillas, con mensaje, recurre a la bisutería o créalas tú mismo buscando un corazón con el nombre del bebé, un colgante con la palabra mamá o un amuleto con el mes del nacimiento del bebé.

5. Viaje. Sorprende a tu pareja con un viaje romántico o una escapada de fin de semana. Este ambiente de intimidad, muy valorable antes de la llegada del bebé, es una oportunidad única que nunca olvidaréis. Cada vez está más de moda. Incluso en Estados Unidos ya tiene nombre propio: se llama babymoon.

6. Chocolate. Los bombones son un regalo apetecible que nunca falla. Elige sus favoritos, de chocolate negro, rellenos de trufa, con frutas, con menta... El detalle en la elección le hará saber que sólo ella estaba en tu cabeza en el momento de la elección. No obstante, antes de decancantarte por un regalo dulce asegúrate que puede comerlo, que no es diabética o que no le ha subido el azúcar durante el embarazo. 

7. Placer y relax. Una sesión de spa para los dos, una tarde de masajes o de belleza facial, manicura y pedicura suelen hacer las delicias de la mamá embarazada, que está resistiendo a grandes cambios en su cuerpo. Déjate llevar por el romanticismo al 100 por 100 entre burbujas.

8. Libros. Las embarazadas sienten mucha curiosidad sobre todo el proceso del embarazo y el nacimiento del bebé. Algún título relacionado con la gestación puede ser un regalo perfecto. 

9. Música. La música relajante para la mamá y el bebé es una idea estupenda que podrá aprovechar tanto ahora durante el embarazo como después para calmar al bebé. Se ha comprobado que si el bebé escucha sonidos que le son familiares porque ya los ha escuchado en el útero materno, se tranquilizan antes y les ayuda a conciliar el sueño. 

10. Almohada. Un cojín o almohada de descanso para el embarazo puede reconfortar el sueño de las mamás embarazadas, que suelen tener problemas para conciliar el sueño debido al volumen de la barriga en crecimiento. 

Regalos que nunca debes hacer a una embarazada

1. Perfumes. La mujer embarazada es muy sensible a olores fuertes y algunos pueden causarle malestar. Algunas mujeres embarazadas no han podido seguir usando en el embarazo su perfume de toda la vida.

2. Regalo para el bebé. Recuerda que ella es la protagonista y le gustará mucho más recibir un regalo para ella, aunque ya quiera su bebé que lleva dentro y esté pensando en su ajuar y en la canastilla para el bebé.

3. Lencería. Las mujeres embarazadas son sexys y bellas, pero algunas después de haber sufrido tantos cambios en su cuerpo no se ven así. A pesar de que tienen un brillo único que las hace especialmente atractivas, no te arriesgues con la lencería.

4. Ropa para después del parto. Es preferible no enfrentarse al tema de las tallas en un día tan especial como San Valentín. Deja que se la compre ella, y que elija su ropa en cada momento.

5. Alimentos que no pueda comer. Los dulces si tiene diabetes, jamón si no ha pasado la toxoplasmosis o alimentos crudos como el sushi, los quesos no pasteurizados, pueden no ser el regalo más adecuado en el Día de San Valentín.

6. Actividades que no pueda realizar. Visitas a parques de atracciones, escapadas a la nieve, cursos de vela o submarinismo.... Mejor para otro momento.