Causas de muerte fetal en el embarazo

Por qué se produce en algunos embarazos la muerte del feto

Sara Cañamero de LeónMatrona

La muerte fetal es una situación terriblemente desconcertante para la madre, los familiares y los profesionales sanitarios. Se han llevado numerosos estudios que intentan buscar la causa de esta situación con el fin de poder identificarla y prevenirla.

En los países desarrollados 1 de cada 160 bebés nace muerto, o cesa su latido en el último trimestre del embarazo; con lo que es una situación muy dolorosa para los padres y no tan infrecuente.

10 causas maternas de muerte fetal

Embarazada se hace eco

Hay mucha controversia para definir la muerte fetal, ya que no hay un acuerdo unánime; sin embargo podemos decir que se da la muerte fetal, cuando no existe latido en un feto de más de 500 gr de peso y/o con más de 20 semanas de gestación. En los casos en los que ocurre antes de la semana 20 o el con peso menor a 500 gr se habla de aborto.

Muchas veces es muy difícil encontrar la causa de la muerte antes de nacer, sin embargo vamos a analizar algunos factores de riesgo asociados a la madre, al feto y/o a la placenta.

1. Embarazo prolongado (de más de 42 semanas).

2. Enfermedades crónicas de la madre como puede ser la diabetes mellitus (no controlada), lupus eritematoso, hipertensión arterial o algún problema sanguíneo con formación de coágulos que contribuyen a un pobre crecimiento del bebé y al desprendimiento de la placenta. Todo ello en embarazos no controlados.

3. Infecciones durante el embarazo como la listeriosis, salmonela, rubeola o toxoplasmosis.

4. Preeclampsia y eclampsia: que pueden reducir el flujo de sangre hacia el bebé. Esta condición se asocia con el desprendimiento de la placenta.

5. Edad materna muy precoz o avanzada.

6. Algún problema en el momento del parto relacionado con la posición de presentación del bebé.

7. Incompatibilidad Rh (el Rh de la sangre materna es diferente del Rh del bebé).

8. Ruptura uterina.

9. Hipotensión severa materna (es decir, baja muy importante de la presión sanguínea de la madre), asociado a hemorragias no controladas o enfermedad grave.

10. Muerte materna.

Causas fetales de muerte del bebé

1. Gestación múltiple (de dos o más bebés).

2. CIUR (crecimiento uterino retardado): los bebés que crecen muy lentamente tienen un riesgo incrementado de morir durante el embarazo.

3. Anomalías congénitas o genéticas: un defecto físico o genético en el bebé. Las malformaciones múltiples en los bebés pueden ser por causa genética, del medio ambiente o desconocida y siempre será importante consultar a un especialista en genética en casos de bebés que fallecen en estas circunstancias.

4. Entre el 5 y el 10 por ciento de los bebés nacidos sin vida tienen anomalías relacionadas con sus cromosomas, que son las estructuras que contienen el material genético que determina nuestras características físicas. Sobre todo, en pérdidas antes de la semana 20, son particularmente frecuentes las anormalidades de los cromosomas, aunque pueden provocar la muerte del feto en cualquier momento del embarazo.

5. Infecciones Las infecciones bacterianas que afectan al feto o a la placenta son una causa importante de las muertes fetales que ocurren entre las semanas 24 y 27 de gestación. A veces la mujer embarazada puede tener una infección que puede pasar inadvertida (como las infecciones del tracto genital y urinario y ciertos virus como el parvovirus) hasta que ha provocado serias complicaciones, tales como la muerte del feto o su nacimiento en forma prematura (antes de terminar la semana 37 del embarazo).

6. Después del parto, es posible demostrar si la muerte del feto fue provocada por una infección bacteriana mediante la realización de pruebas especiales a la placenta.

Causas placentarias de muerte fetal

1. Accidentes de cordón umbilical (como nudos o aplastamiento).

2. Abrupto placentario (desprendimiento de la placenta durante el embarazo).

3. La placenta es un órgano vital para mantener la salud del bebé. El desprendimiento de la placenta, un trastorno por el que la placenta se separa del útero, desde parcialmente hasta en forma casi total, ocurre con mayor frecuencia alrededor de la semana 35 del embarazo. Este trastorno provoca sangrados considerables que impide que el feto reciba la cantidad adecuada de oxígeno y le puede llegar a causar la muerte. El ultrasonido puede diagnosticar el desprendimiento de la placenta, si se detecta tempranamente se debe realizar una cesárea urgente lo que puede salvar la vida del bebé. Las mujeres que fuman o utilizan cocaína tienen más de riesgo de desprendimiento.

4. El envejecimiento grave de la placenta, la formación de coágulos placentarios son otros problemas que impiden que el feto reciba suficiente oxígeno y nutrientes también contribuyen a la muerte del feto. Esto se controla mediante ecografía.

5. Rotura prematura de membrana (se rompe la bolsa de aguas antes del tiempo adecuado). Si no se diagnostica, puede haber un riesgo elevado de infección .

6. Vasa previa (una complicación obstétrica en la cual los vasos sanguíneos fetales que no están protegidos por el cordón, cruzan o corren muy cerca del orificio del cuello uterino y se pueden rasgar fácilmente cuando el cuello se dilata. El resultado es que el bebé se desangra).