Conducir durante el embarazo. Consejos para embarazadas

Recomendaciones a seguir para conducir durante el embarazo

Conducir durante el embarazo no es prohibido (salvo en algunos casos) ni peligroso, pero como cualquier otro conductor, la embarazada estará expuesta a algunos riesgos, con lo que es recomendable que la mujer siga algunas reglas y consejos básicos sobre cómo conducir durante el embarazo.

Durante el embarazo, la mujer experimenta cambios en su cuerpo que pueden influir en su capacidad de conducir. El crecimiento de la barriga, las variaciones hormonales, alteraciones en la visión e la hinchazón son apenas algunos cambios que pueden dificultar sus habilidades al volante.

Seguridad para la embarazada al volante

Seguridad de la embarazada al conducir

Antes de ponerse al volante, es importante que la mujer siga algunas medidas de seguridad:

1- Usar siempre el cinturón de seguridad, aunque el trayecto sea corto. Para su correcta colocación, asegurarse de que la banda inferior esté a la altura de las ingles, por debajo del abdomen, jamás sobre el vientre, y la banda superior entre los pechos.

2- Aumentar la distancia entre el asiento y el salpicadero para evitar que la barriga roce con el volante.

3- El reposacabezas debe estar situado a la altura adecuada para proteger el cuello y la cabeza de la mujer.

4- Si es posible, ajustar la altura del volante hacia el pecho de la mujer y no hacia la cabeza o abdomen.

5- Mantener activado el airbag.

6- En trayectos largos, es recomendable hacer paradas a cada 2 horas para descansar, alimentarse, estirar las piernas y comer algo, durante algunos minutos.

7- En el caso de que ocurra algún accidente, es importante mantener la calma, pedir ayuda y acudir al servicio médico de urgencia para revisar el estado de salud tanto del bebé de la madre.