Problemas que impiden a la embarazada salir de casa

Motivos por los cuales se recomienda e un embarazo reposo absoluto

Siempre decimos a las futuras mamás que el embarazo es salud, y en la mayoría de los casos así es. Sin embargo, existen determinadas circunstancias ligadas a la gestación que hacen que la mujer necesite guardar reposo relativo o absoluto o un cuidado especial. Vamos a analizar las más frecuentes.

Situaciones que obligan a la embarazada a guardar reposo

Embarazada en la cama

- Riesgo de aborto: por definición sería cualquier sangrado vaginal de una mujer embarazada que ocurre durante el primer trimestre de embarazo (siempre con latido fetal presente); en estos casos solemos recomendar reposo relativo, no mantener relaciones sexuales con coito, e intentar disminuir el estrés materno.

- Hiperémesis gravídica: es la presencia de nauseas y vómitos persistentes, cuyo principal riesgo es la deshidratación de la madre. Suele ser frecuente en los embarazos gemelares, estrés materno elevado y se la relaciona con un aumento de la hormona GCH típica del embarazo. En estas situaciones es normal que la mujer pierda peso, y pueda incluso desmayarse o marearse. En ocasiones requieren ingreso hospitalario para una hidratación endovenosa, si la mujer no es capaz de mantener nada de lo ingerido. Los síntomas suelen ser más intensos entre la 2 y 12 semana de embarazo, y remiten hacia la segunda mitad del embarazo. Recomendamos que la mujer disminuya el estrés, no realice grandes esfuerzos, haga comidas frecuentes y poco abundantes, y si es necesaria que tome la medicación pautada por el médico para controlar los vómitos.

- Rotura de bolsa prematura: es la rotura de la bolsa amniótica antes de la fecha probable de parto. En aquellas raras situaciones en las que ocurre (puede que debido a la amniocentesis, infección…) durante el primer y segundo trimestre, se requiere el reposo absoluto de la madre, que se colocará tumbada en la cama con las extremidades inferiores elevadas, y con antibióticos intravenosos. En determinadas ocasiones se revierte, y la rotura se repara.

- Amenaza de parto pretermino: se da cuando a partir del segundo trimestre, la mujer tiene cambios en el cuello del útero, como consecuencia de contracciones que pueden ser percibidas o no por la mujer. Se recomienda reposo relativo, no relaciones sexuales, buena hidratación. Si con estas medidas no se controla, puede ser necesario el ingreso en el hospital para frenar las contracciones con medicación.

- Crecimiento intrauterino retardado: ocurre en el tercer trimestre, cuando en el control ecográfico se detecta que el bebé no está creciendo correctamente. Cuando tenemos sospecha de ello, recomendamos a la mujer que haga reposo relativo, que tenga una buena alimentación, que se aleje del estrés (ya que se ha visto que es una de las causas que pueden retrasar el crecimiento del feto).

- Preeclampsia: es la hipertensión, unida a proteínas en orina después de la semana 20 de embarazo. El único tratamiento es el parto, pero hasta que llegue el momento las recomendaciones para la mujer son las siguientes: reposo en cama sobre el lado izquierdo el mayor tiempo posible, mucha hidratación, disminuir la ingesta de sal, en caso necesario tomar medicación para controlar la tensión arterial, ,acudir a controles periódicos con el médico.

Sara Cañamero de León, matrona

Sara Cañamero de León
Matrona