Tipos de masajes en el embarazo

La mujer embarazada puede recibir distintos tipos de masajes

El masaje en el embarazo es una manera estupenda de aliviar molestias de manera externa y natural. En función de sus dolencias, la mujer embarazada puede recibir distintos tipos de masajes: terapéutico, circulatorio, relajante o linfático. Los diferentes tipos de masajes en el embarazo constituyen un método eficaz capaz de aliviar el dolor y las molestias más comunes de la gestación. Además, debido al bienestar que proporcionan suponen un tratamiento ideal para relajarse y aliviar tensiones, algo que cobra una importancia especial en el embarazo, ya que el estrés es un gran enemigo en la gestación. 

Las mujeres embarazadas puede recibir distintos tipos de masajes en función de sus necesidades terapéuticas o de relajación. Cada tipo masaje está destinado a mejorar la salud en el embarazo y éstas son todas las opciones que tienes:

El masaje terapéutico para embarazadas

Tipos de masaje en el embarazo

Masaje terapéutico en el embarazo está indicado para aliviar los dolores musculares en general. Debido al aumento de volumen del abdomen y al cambio en el eje de gravedad de las mujeres embarazadas, los dolores de espalda son habituales en la gestación. El masaje terapéutico para embarazadas sirve para aliviar algunos de los dolores más frecuentes como los provocados por contracturas musculares o por la ciática.

Concretamente, la ciática que es la inflamación del nervio ciático, produce un dolor intenso en la zona lumbar, que se puede extender al resto de la pierna. En consecuencia, la embarazada puede perder el equilibrio y se recomienda reposo. El masaje en las zonas afectadas alivia el dolor y ayuda a reducir la tensión muscular.

El masaje circulatorio en el embarazo

El masaje circulatorio en la gestación se puede realizar desde el cuarto mes de embarazo para activar la circulación y el retorno venoso de la mujer embarazada. De este modo, se pueden prevenir tanto las varices como los problemas con la retención de líquidos. El masaje circulatorio se centra en la extremidades inferiores y comienza por los pies hacia los tobillos, las pantorrillas y el muslo. El sentido ascendente del masaje mejora la circulación sanguínea y la irrigación del tejido linfático con dos objetivos: reducir la pesadez en las piernas provocadas por la dificultad del retorno venoso en el embarazo y reducir la hinchazón o el riesgo de hinchazón debido a la acumulación de líquidos.

El masaje relajante durante el embarazo

El estrés o ansiedad que afecta a muchas mujeres en el embarazo puede reducirse con un masaje relajante. Las sesiones de relax que proporcionan los masajes ayudan a relajar el cuerpo y la mente. Estos masajes pueden ser genéricos o recibirse en distintas zonas del cuerpo, según el gusto de la mujer. Son especialmente relajantes los que se realizan en la cabeza y en los pies, así como en la espalda en la zona de la nuca. Estos masajes deben disfrutarse en un ambiente tranquilo y acogedor.

El masaje linfático para mujeres embarazadas

El drenaje linfático para mujeres embarazadas es una esta técnica de masaje fisioterapéutico que está indicada para reducir el exceso de retención de líquidos durante la gestación. Está especialmente recomendado en el último trimestre del embarazo, ya que es cuando los síntomas de hinchazón en los pies y los tobillos resultan muy evidentes e incómodos para la embarazada. Cuando la retención de líquido es muy intensa, ésta puede impedir mantener la actividad habitual diaria. El drenaje linfátio consiste en masajear las zonas afectadas para encauzar el líquido retenido hacia el torrente sanguíneo y, así, facilitar su eliminación por vías naturales.

Los beneficios del masaje en el embarazo

Entre los beneficios del masaje en el embarazo destaca que el masaje puede ser un excelente sustituto de algunas medicinas, como los analgésicos, frente al dolor que sólo deben usarse con el consentimiento del médico. También es importante recordar que en casa, sola o con la pareja, se puede practicar el masaje perineal en el embarazo, que ayuda a evitar la episiotomia en el parto, un corte que se realiza en el periné para facilitar la salida del bebé y que evita desgarros.

Marisol Nuevo.