La adopción monoparental

Ventajas, desventajas y dificultades de adoptar sin pareja

Ana María LinaresPsicóloga Sanitaria

Quiero ser padre o madre pero no tengo pareja ¿qué puedo hacer? Hoy en día existen cada vez más alternativas que se asemejan mucho a la concepción natural pero sin la necesidad de una pareja: inseminación artificial, vientres de alquiler, y por supuesto, la adopción.

Plantearnos ser padres de forma individual va a conllevar un proceso de reflexión intenso en el que aflorarán muchas dudas, contradicciones, miedos, inseguridades, porque es una decisión muy importante y determinante en nuestras vidas, igual que cuando una pareja decide tener un bebé. Si bien es cierto que, cuando esta decisión se toma en pareja la responsabilidad es compartida y esos miedos e inseguridades se diluyen un poco.

No en todos los países se puede adoptar sin pareja

Madre con bbee

Debemos tener claro que una familia monoparental tiene de por sí, una serie de peculiaridades que la definen al igual que, una adopción es una forma de paternidad que presenta sus propias particularidades. Por ello, cuando juntamos ambas características nos enfrentamos a un modelo de paternidad que dista bastante del concepto tradicional que tenemos de familia. Esto no es bueno ni malo: es distinto. Y no tiene que generarnos ningún conflicto. Es cuestión de tener la mente abierta y aceptar que hay muchas formas de hacer las cosas.

Sin embargo, también juega un papel muy importante el país donde vives, su cultura y sus hábitos y costumbres. Y esto se traduce en que no todos los países van a ver de la misma manera las adopciones monoparentales, al igual que ocurre con las adopciones que plantean parejas del mismo sexo, o parejas que conviven pero no están casadas o parejas que no se encuentran en ciertas franjas de edad o que practican otras religiones. También hay países que, en los casos de las adopciones monoparentales, sólo permiten adoptar a niños del mismo sexo del progenitor o que sólo permiten este tipo de adopciones a las mujeres. 

Este hecho puede parecernos injusto y difícil de comprender pero son los criterios que establece cada país para regular esos trámites. En España, por ejemplo, este tipo de adopción no es fácil. Existen una serie de requisitos que debemos cumplir. A estos hay que añadir siempre los que establecen los países de origen y hacer una combinación de ambos siempre validando la forma más restrictiva. Es decir: si en España no se puede adoptar a un niño con el que los padres tengan una diferencia de edad de más de 40 años pero pretendes adoptar en un país en el que el límite son 50, prima el límite de España por ser el más restrictivo. 

El consejo es, que cuando hayas decidido adoptar, acudas a la entidad pública que lleva estas gestiones en tu localidad y te informes tranquilamente de qué opciones tienes en función de tus características ya que los requisitos que contempla cada país varían continuamente. 

Países que permiten la adopción monoparental 

A día de hoy, estos son los países que permiten la adopción monoparental (aunque con matices):

-España, Brasil, Bulgaria, Costa de Marfil, Costa Rica, China, Ecuador, El Salvador, Etiopía,  Filipinas, Honduras, Hungría, India, Kenia, Letonia, Madagascar, Mexico, Moldavia, Nigeria, Perú, Polonia, Portugal, República Checa, Senegal, Serbia, Thailandia y Venezuela.