Normas legales de adopción en Chile

Requisitos legales para adoptar en Chile

Si has decidido aumentar la familia adoptando un bebé y vives en Chile, hay algunos requisitos legales que debes cumplir. Sabemos que los procesos de adopción son largos y costosos, pero la cantidad de trámites que hay que hacer son necesarios para garantizar la protección del menor.

El organismo que se ocupa de tramitar las adopciones en Chile es el Servicio Nacional de Menores (SENAME), aunque también existen otras agencias de adopción. Existe la posibilidad de adopción permanente de un menor, tanto doméstica como internacional y también se puede optar por la acogida temporal de un menor. 

Requisitos legales para adoptar un bebé en Chile

Familia feliz

Las normas de adopción en Chile son muy similares a las de otros países de Latinoamérica y también se asemejan a las normas de adopción en España. Pueden adoptar los matrimonios que lleven casados más de 2 años, un periodo que puede reducirse en el caso de que el motivo de la adopción sea la infertilidad de uno de los miembros de la pareja.

Pero también pueden adoptar personas solteras, divorciadas o viudas. Lo que sí varía un poco respecto a los requisitos legales para adoptar es la edad de los solicitantes. Para adoptar un bebé en Chile hay que ser mayor de 25 años, menor de 60 años y tener una diferencia de edad respecto al menor de 20 años, una de las franjas más altas.

Para una adopción doméstica, esto es, dentro del país, no es necesario tener la nacionalidad chilena, pero sí demostrar una residencia habitual y estable en el país. En la mayoría de los casos, el proceso de adopción en Chile dura de unos 18 a 24 meses con la particularidad de que hay que realizar numerosos talleres de pre adopción y post adopción. 

Normas legales de adopción en Chile

Los documentos que se piden en Chile para solicitar la adopción de un bebé son los habituales. Entre ellos se encuentran el certificado de nacimiento, el de matrimonio en su caso, certificado médico que acredite una buena salud, antecedentes penales y documentos relativos a la renta y patrimonio de los padres adoptantes con el fin de garantizar la calidad de vida del menor adoptado.

También se realizan entrevistas y se evalúa la capacidad socioeconómica de los solicitantes, hay que pasar un examen psicológico y se piden cartas de recomendación de familiares o personas cercanas que confirmen que los padres adoptantes cumplen los requisitos económicos, sociales y morales para poder garantizar ese derecho a tener una familia que tienen todos los niños.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com