Beneficios de las rutinas para los padres

Por qué es buena la rutina en la familia

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Es cierto que los niños necesitan rutinas establecidas en casa para poder sentirse seguros. Además las rutinas les ayudarán a saber qué vendrá después, pero sobre todo les ayudará a entender qué se espera de ellos en un momento determinado.

Las rutinas son para las familias los rituales para hacer las cosas en el día a día, es una forma de pasar el tiempo juntos, crear un vínculo afectivo más estable y además, incluso pueden ser momentos de diversión. Cada familia tiene sus propias rutinas ya que ayudarán a los miembros de la familia a saber quién debe hacer las cosas, cuándo, en qué orden y con qué frecuencia.

¿Qué significa tener una rutina familiar?

Las rutinas en la vida familiar 

Hay diferentes tipos de rutinas y cada familia hará que sea único y especial. Existen las rutinas diarias, semanales u otro tipo de rutinas. Una rutina diaria familiar puede servir para conseguir que todos los miembros de la familia estén listos por la mañana, para controlar la hora de acudir al baño sin conflictos, saber cuándo es la hora de acostarse, cuándo es la hora de comer, etc.

Una rutina semanal son aquellas que sirven para organizar por ejemplo, las tareas domésticas. Para que todos los miembros del hogar sepan a quién le toca limpiar o lavar.  

Y por último, pueden haber más rutinas para momentos especiales como por ejemplo para cuando llegan las vacaciones, ya que en este período también son importantes para que no exista caos. 

Sin las rutinas la vida familiar puede ser un auténtico caos, por eso es necesario tenerlas, porque además todos los miembros de la familia se sentirán seguros y con una estructura bien organizada. Es sabido que muchas personas consideran que las rutinas familiares son buenas y necesarias para los niños, y aunque es cierto, también hay que decir que las rutinas también tienen grandes ventajas para los padres. 

Ventajas de las rutinas para los padres

Las rutinas bien establecidas para los padres tienen una serie de ventajas que no se pueden obviar.

- Tener más tiempo.

- Las rutinas pueden ayudar a los padres a sentir que están haciendo las cosas bien.

- Ayudan a que exista mayor organización en casa, por lo que el estrés disminuye considerablemente.

- Se podrá completar las tareas de forma eficiente. 

- A medida que los niños crecen las rutinas se hacen solas y no necesitan tantas instrucciones.

- Las rutinas ayudan a resolver conflictos y a mejorar la toma de decisiones.