El sentimiento de culpa de los padres que nunca están en casa

Sentirse culpables al no poder pasar tiempo con los hijos

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Hoy en día son muchos los padres que no están en casa gran parte del día porque las obligaciones laborales u otros compromisos les obligan a estar fuera del hogar. Estas responsabilidades en muchas ocasiones son para poder sustentar a la familia, es un esfuerzo que los padres deben hacer para poder pagar las facturas y conseguir dinero, algo imprescindible para sobrevivir en nuestra sociedad.

Tanto los padres como las madres que trabajan fuera del hogar pueden sentirse culpables al no poder atender todo lo que quisieran a sus hijos día tras día. Pero si se deja que este sentimiento de culpa venza puede ser perjudicial para los padres, pero también para los hijos.

Qué hacer cuando no se puede pasar mucho tiempo con los niños

No poder conciliar hijos y trabajo

- Evitar suplir la ausencia con regalos: Cuando un padre o madre se siente mal por no estar en casa suficiente, intentará llenar ese vacío en la vida de sus hijos con regalos materiales. Esto es un error muy grande que se debe dejar de cometer, los regalos no llenan ni llenarán nunca la carencia emocional que pueden sentir los niños por el hecho de que los padres no estén en casa. Los regalos sólo es una forma que tienen los padres de calmar ese sentimiento de culpa porque saben que no están ofreciendo tiempo de calidad a sus hijos.

- Dejar a alguien de confianza a cargo: En los momentos en que los padres no están en casa suelen dejar a los niños con familiares como los abuelos o los tíos, o en caso de que vivan lejos del hogar, quizá puedan permitirse pagar a una canguro para que se haga cargo de los pequeños de la casa. Cada familia se organizará cómo buenamente puede.

- Crear tiempo de calidad para los hijos: Es muy importante saber y tener en cuenta que los niños lo que realmente necesitan no son regalos, es a sus padres. Si bien es cierto que en ocasiones los padres no tienen más remedio que hacer frente a pagos y esto les obliga a estar fuera de casa, deberán pensar en cómo pasar tiempo de calidad con los niños. Los hijos no necesitan cantidad de tiempo con los padres para estar bien, si durante el día sólo se tiene una hora para disfrutar en familia, hay que priorizar esa hora por encima de todas las cosas… y el sentimiento de culpabilidad se disipará. Los buenos momentos y la cercanía emocional es lo que realmente hará que un niño se sienta feliz de poder pasar tiempo con sus padres, sea más o sea menos.

- No castigarse en exceso: El sentimiento de culpa por estar fuera de casa debe desaparecer ya que son obligaciones que se deben cumplir por fuerza mayor y por el bien de los hijos. Pero en caso de que se pase más tiempo fuera del hogar por otros motivos que nada tengan que ver con responsabilidades para la familia, entonces sí que es necesario valorar hasta qué punto merece la pena estar tanto tiempo fuera de casa. Los niños necesitan a sus padres, y deben saber que ellos estarán a su lado pase lo que pase.