5 causas de peleas en la pareja por los hijos

Por qué razones discuten los padres cuando tienen hijos

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Las parejas con hijos pueden discutir más que las parejas sin hijos por múltiples razones, pero lo que importa es no hacerlo delante de los niños por muy fuerte que sea el impulso. Los niños necesitan una estabilidad emocional y una seguridad en el hogar que las discusiones echan por tierra.

Pero, ¿cuáles son las causas de disputa más comunes en la pareja por los hijos? incluso las parejas más felices no logran escapar a los desacuerdos o a las peleas entre ellos a pesar de que una vez pensaron que eran la pareja perfecta y que no podría haber nunca opiniones diferentes.

5 causas de discusiones en la pareja por los hijos

Padres se pelean

1. El dinero. El dinero es una de las principales razones por las cuales las parejas discuten. ¿Cuánto dinero hay que gastar en los niños y cuánto hay para el resto (y el tiempo de ocio)? Está claro que los niños siempre serán lo primero ante cualquier gasto, pero también hay que organizar el dinero para que llegue a todo y que también quede para vivir un poco.

2. El tiempo para uno mismo. Cuando no se es padre no se discute por esto, pero cuando los niños ya están en la vida, entonces puede convertirse en toda una competencia. ¿Cuánto tiempo has pasado en la ducha? ¿Por qué tú tienes una hora para hacer ejercicio y a mí no me da tiempo? Son algunas preguntas que se pueden hacer las parejas. Lo ideal es repartirse el trabajo del hogar y el cuidado de los niños por igual para poder tener tiempo para uno mismo cada día, aunque sea poco y sin pensar en competencia.

3. La educación. Antes de que nazcan los niños es necesario tener muy claro el tipo de educación que se quiere transmitir a los niños. Los valores son muy importantes para el desarrollo infantil y se debe ir al unísono. Por este motivo, antes de que enfrascarse en discusiones delante de los niños es necesario saber cuál es el camino educativo que quiere cada uno para poder ir por el mismo camino.

4. La familia política. Ante los niños siempre se debe respetar las figuras que componen la familia política ya que pueden ser motivo de discusión. Por ejemplo una abuela que se entromete en la educación de los hijos, una tía que habla más de la cuenta… Es necesario tener en cuenta que ellos son como son y que no se pueden cambiar a las personas, simplemente ponerles límites. Lo que está claro es que no merece la pena discutir con la pareja por la familia, pero sí hay que saber dónde está el límite para que no os afecte como pareja.

5. Las tareas del hogar. Cuando se trata del hogar puede que cause problemas en las parejas. Está claro que la responsabilidad es de ambos por igual, pero, ¿qué pasa si trabajas todo el día y después al llega a casa tienes que cuidar de los niños? Lo que importa es tener presente una buena organización de limpieza y cuidado de los niños, repartir el trabajo de forma equitativa para evitar peleas y sentimientos negativos.