Cuando el niño no nos llama ni mamá ni papá

Por qué algunos niños prefieren llamar a sus padres por su nombre

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Muchos padres opinan que cuando sus hijos no los llaman ‘papá’ ni ‘mamá’ es porque existe un conflicto afectivo y piensan que puede haber algún tipo de carencia emocional y que esa actitud es una barrera que los niños ponen. Pero la realidad es que esto no tiene que ser así siempre. No suele ocurrir, pero algunos niños llaman a sus padres por el nombre habitual.

Por qué los niños no llaman  'mamá' ni 'papá' a sus padres

Padre con su hijo

Por lo general esto es algo aprendido y normalmente los niños llaman a sus padres por el nombre porque así lo han aprendido, es decir, los padres se han llamado siempre por el nombre y nunca nadie les ha enseñado que deben llamar a sus padres ‘papá’ o ‘mamá’. Incluso puede haber ocasiones  en que las propias familias sean quienes les enseñan a sus hijos a que le llamen por el nombre.

Para conseguir que los niños llamen a sus padres de una forma concreta sólo se conseguirá a través de la interacción directa con ellos, es decir, enseñándoles a hacerlo.

También es posible que los niños realmente se sientan distanciados emocionalmente y que por este motivo no llamen a sus padres de este modo. Esto ocurre sobre todo cuando los niños pasan demasiadas horas al cuidado de otras personas

Cómo buscar la solución a este problema

Hay padres que no les dan importancia a este tema y en este caso todo estaría bien y no haría falta buscar soluciones aunque existiera esa pequeña distancia emocional. Pero en cambio, lo habitual y lo que suele ocurrir a los padres es que se angustian mucho ante este problema.

Es necesario no mostrar tensión ante el problema y tomar soluciones. Algunas soluciones pueden ser:

- Cuando los niños son muy pequeños se le puede llamar a la pareja ‘mamá’ o ‘papá’ un tiempo para ver si los hijos por imitación se acostumbran a hacerlo.

- Explicar a los niños que deben llamar ‘papá’ y ‘mamá’ a sus padres y dejar que todo sea un proceso natural de aprendizaje.

- Corregir a los niños desde el respeto y el cariño.

- Potenciar el vínculo afectivo entre padres e hijos.

- Pasar más tiempo en familia y ofrecerles un tiempo de calidad.

Aunque no siempre significa que cuando un niño llama ‘mamá’ o ‘papá’ es por una distancia emocional y es algo que puede ser aprendido de sus propios padres, es conveniente buscar la solución para que los pequeños puedan sentirse más próximos emocionalmente a sus padres.