Los padres tiranos

Padres que perjudican con su actitud a sus hijos

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Estamos acostumbrados a que en nuestra sociedad existan 'niños tiranos', esos niños que provocan malestar a los demás al intentar imponer su voluntad utilizando la presión psicológica en lugar de la fuerza física. 

Los niños tiranos sienten que pueden imponer su voluntad porque sienten que son seres superiores y que los demás deben ser sus súbditos. En los adultos también pasa. Hay padres que piensan que tienen un conocimiento superior y sienten que su destino es presionar a las personas en su propio beneficio, humillar a los demás les hace sentir bien. Pero como no pueden hacerlo con los demás, lo hacen con los hijos, niños indefensos que en teoría deben aprender de esos seres que necesitan intervención psicológica urgente.

Características de los padres tiranos

Padre grita niño 

Los padres tiranos existen y hacen mucho daño a los hijos que lo padecen, unos hijos que están creciendo y necesitan el apoyo y el amor de sus padres, y en ningún caso sentir miedo hacia ellos, exactamente lo que provoca la tiranía parental.

Palabras como: 'Te lo dije, idiota', 'Estás enfermo', 'Tú eres el culpable de todo', 'Nunca lo lograrás', 'Ya lo hago yo, que tú eres un inútil', y una larga e insufrible lista, sale por la boca de los padres tiranos.

- El padre tirano obliga a los hijos a hacer cosas que van más allá de lo que debería hacer siendo niño. Presionan al niño en todo lo que pueden y deja de lado los sentimientos del pequeño, el padre tirano piensa que como tiene un conocimiento superior será bueno para el pequeño a largo plazo, aunque realmente lo que está haciendo es destruir la autoestima del niño.

- Los padres tiranos están seguros de que están haciendo lo correcto, pero lo que consiguen realmente es que los hijos, se conviertan en sus víctimas y que empiecen a odiarles y a tratar de evitarlos. Además, los hijos (víctimas) empezarán a negar a cumplir las cosas impuestas y a hacer las cosas a escondidas, sin confiar en los padres y creando un sentimiento negativo en su interior que produce una carga emocional dañina demasiado severa. Los padres tiranos crean niños mentirosos, rebeldes y en ocasiones, delincuentes. También los hijos pueden convertirse en niños resentidos o quizá también, se convierten en otros tiranos por conducta aprendida.

La relación con los padres tiranos se deteriora cada día, porque empezarán a existir lucha entre padres e hijos, gritos, insultos y violencia física y verbal.

Cómo evitar ser un padre tirano

Se puede evitar ser un padre tirano siguiendo estas pautas:

1. Nunca digas 'te lo dije'.

2. No insultes ni utilices etiquetas negativas.

3. Admite que lo que te parece bien a ti no tiene que ser siempre lo correcto.

4. Deja de usar las amenazas o los juicios de valor.

5. Piensa las cosas antes de hablar, intentando descubrir si tus palabras podrían herir los sentimientos del otro.

6. No intentes cambiar a nadie excepto a ti mismo.

7. Si es necesario, busca ayuda de un profesional.