Cómo ayudar a tu hijo a hacer una lista de deseos para Navidad

Consejos para que los niños escriban una carta de regalos navideños

La Navidad es el período más mágico del año, un momento en el que niños y adultos comparten la ilusión, la felicidad y la solidaridad. Para los niños, abrir los regalos navideños representa una alegría única.

Pero, ¿cómo podemos ayudar a que nuestros hijos hagan una lista de deseos consciente para que después no se decepcionen con el resultado? En Guiainfantil.com encontramos la manera de guiar a los niños para que escriban la carta de Navidad perfecta y aprendan a seleccionar sus sorpresas navideñas. 

Trucos para guiar a los niños en su carta de deseos de Navidad

Lista de deseos para niños en Navidad

- Lista previa general. A la hora de escoger los deseos de Navidad, uno de los mejores consejos es elaborar una lista previa que sea general, que incluya todos aquellos regalos que el niño desea. Esto quiere decir que después podrán eliminarse algunos, prescindir de otros y escoger los que verdaderamente van a disfrutar y necesitar. Pero hasta llegar a este punto, es mejor escribir muchos más de los necesarios. Pueden incluirse deseos, caprichos y regalos útiles. 

- Deseos reales. Después de esta lista previa, hay que guiar al niño para reconocer los que verdaderamente desean. Muchas veces los deseos reales están ocultos entre otros que no hacen tanta ilusión. Si nuestros hijos son amantes del deporte escogerán probablemente accesorios que tengan que ver con la disciplina en cuestión, que además serán útiles y podrán usarlos cada vez que la practiquen. Es en ese momento cuando hay que detectar los deseos reales, enmascarados tal vez por otro tipo de accesorios que dejarían de lado pocos minutos después de abrirlos frente al árbol navideño

- Regalos útiles. Una vez que se ha hecho la lista general y la lista de los deseos reales, es el momento de establecer con nuestros hijos los regalos útiles que además de hacerles mucha ilusión van a ser los que verdaderamente utilizarán después de abrirlos. Por eso, es conveniente establecer con los niños un diálogo sobre sus aficiones: los deportes, las manualidades, la pintura, el dibujo, la música... A partir de ellos, concretaremos un número recomendado de regalos y así no pedirán presentes que luego no les gustarán. 

- Caprichos. Es en este momento cuando hay que identificar lo que es un deseo y lo que es un capricho para discernir entre ambos. La magia y la ilusión de la Navidad traen consigo el afán de tener muchos regalos, por lo que es conveniente que los niños sean conscientes de que no se puede conseguir todo lo que se pide. Sin embargo, siempre es bonito que ocurran pequeños milagros navideños como un regalo que se desea fervientemente. Y por eso un capricho también puede ser positivo en la lista de deseos. 

- Carta definitiva. Después de haber escogido los deseos, los productos a los que se les va a dar uso y un capricho para hacer realidad la magia navideña, es el momento de elaborar la carta definitiva, con los regalos que realmente son posibles para disfrutar en Navidad.