Cómo influye el nombre en la personalidad del niño

La importancia del nombre de tu bebé

A muchas familias nos cuesta mucho elegir el nombre que vamos a poner a nuestro bebé. Y no es extraño, ya que el nombre es el primer legado familiar que van a recibir nada más nacer. Sabemos que el nombre es importante y por eso queremos elegir el más indicado, pero nos estamos preguntando hasta qué punto influye el nombre en la personalidad del niño.

La importancia del nombre en la vida del niño

Cómo influye el nombre en la vida del niño

Que el nombre influye en la vida del niño es algo que se sabe desde el principio de los tiempos. Por eso los pueblos más antiguos y culturas como la de la antigua Grecia o la hebrea poseen nombres parlantes. El niño llevaba en el nombre todas las aspiraciones que su familia depositaba en él. Pero esta importancia del nombre del bebé tiene su cara y su cruz.

Aunque hoy en día se sabe que el nombre no determinará la vida del niño, sí es cierto que puede influir y mucho en su personalidad. Con la elección del nombre estamos definiendo en parte a nuestro bebé. Por eso hay que tener cuidado y no dejarnos llevar por la emoción del momento. El nombre no es algo temporal, es algo que el niño llevará durante toda su vida. 

Sin embargo, no siempre nos queda claro que el nombre es para toda la vida y por eso muchas familias se dejan llevar por las modas o por la popularidad de personajes mediáticos del momento como deportistas, cantantes o actores. No falta quien persigue sobre todo la originalidad buscando y a veces creando un nombre único y exclusivo para su bebé. 

La influencia del nombre en la personalidad del niño

En el otro extremo en cuanto a elección del nombre se sitúan quienes quieren mantener a toda costa la tradición familiar dándose el caso de familias donde el bisabuelo, el abuelo, el padre, el hijo y el nieto llevan el mismo nombre. Y eso es algo que puede provocar más de una confusión. Distinto es el caso en el que el niño lleva el nombre de una persona fallecida a modo de homenaje, algo que puede parecer muy emotivo pero que no deja de ser una carga a la hora de que el niño encuentre su verdadera identidad.

Esto nos lleva a plantearnos si es mejor elegir un nombre raro, original, exótico o un nombre tradicional que a todos les resulte familiar. Si el niño lleva un nombre raro, excéntrico o difícil de pronunciar podemos estar favoreciendo las burlas en el colegio, que se sienta diferente y puede que excluido. Pero también puede ser que el niño se haga más fuerte sintiéndose especial

La verdad es que el nombre puede influir muchísimo en la personalidad de un niño, pero no es determinante. Lo que finalmente determina la personalidad de un niño es el entorno familiar en el que pasa la infancia. Si el niño se siente seguro, si se le enseña a creer en él mismo y se potencia su autoestima, el nombre que lleve será lo de menos, incluso si ese nombre llama demasiado la atención.