Cuento infantil. Anny y la cajita de la felicidad

Un cuento para niños que habla de la felicidad y del valor de la familia

Cuenta la historia que hace mucho tiempo en un país muy lejano vivía una niña llamada Anny. Este lugar era muy hermoso y estaba repleto de árboles grandes y verdes y muchas flores hermosas, pero a pesar de esto Anny era niña muy triste, pues se sentía muy mal cuando veía que los demás niños estaban acompañados por sus papás y ella estaba muy sola, únicamente con su abuelita.

La situación de Anny era muy difícil, ya que no tenía a sus papás, quienes se encontraban en otro mundo, pues habían dormido para siempre; por ello, frecuentemente Anny intentaba hablar con ellos, pero se daba por vencida cuando nadie le respondía, además no quería a su abuelita, por lo que le decía:

- Váyase, yo no la quiero

- Usted no es mi mamá

- Quiero a mi mamá.

Cuento que valora el amor

Cuento infantil: Anny y la cajita de la felicidad

Un día, Anny salió a jugar y se alejó mucho de su casa, entrando sola a un gigante bosque del pueblo, pensando que allí podría encontrar a sus papás. Cuánto más se adentraba al bosque, más tarde se hacía y ella tenía que regresar a su casa. Se encontraba muy cansada, cuando vio un gran árbol rodeado de muchas flores, donde se sentó a descansar, y de pronto escuchó un ruido muy extraño, por lo que se preguntó:

- ¿Hay alguien ahí?

Y de inmediato se encontró frente a un hada madrina, que le dijo:

- Hola hermosa niña, ¿Qué estás haciendo tan tarde en el bosque encantado?

Y Anny le respondió:

- Estoy buscando a mis papás, pues ellos están en otro mundo, porque en este ya están dormidos, ¿podrías ayudarme?

Y el hada le explicó:

- En este mundo no podré ayudarte, pero estamos en el “bosque encantado”, aquí la magia existe y te llevaré donde tus padres.

Entonces, el hada madrina activó su varita mágica y transportó a Anny a un nuevo mundo repleto de flores, con un río cristalino y bastantes animales. Y vaya sorpresa la que se llevó Anny, al ver a su mamá y a su papá junto a ella, por lo que se lanza hacía ellos, los abraza y los besa muy alegremente… Después de un rato, Anny les pregunta:

- Papás: ¿por qué están tristes? o ¿es que no les alegra que lo haya visitado?

Pero su mamá dice:

- No hijita, estamos felices de verte. Lo que ocurre es que estamos atrapados en este lugar y no podemos descansar aquí… 

-¿Por qué? - pregunta la niña.

Y el papá le expresa:

- Tú nos extrañas mucho y como no eres feliz en la tierra, no podemos salir de aquí, si las personas de tu mundo están triste por nuestra ausencia no podremos salir nunca.

Anny se siente muy sola

Sin embargo, Anny les dice:

- Pero, me siento muy sola y triste cuando veo a los niños con sus papás y no los tengo a ustedes. ¡No me pueden dejar!

Y los papás le explican:

- Hijita debes entender que siempre estamos contigo, cuidándote, aunque no nos puedas ver, sentirás nuestro cariño. Además, hay otras personas que también te quieren mucho y que nunca te dejarán estar sola o que te pase algo malo, como tu abuelita que te adora tanto. Ahora dinos ¿no vas a volver a estar triste por nosotros y vas a querer a tu abuelita?

Anny piensa por un momento y les responde:

- Está bien. No volveré a estar triste por ustedes y querré más a la abuela.

Finalmente, sus padres le hacen un regalo:

- Mira hijita, para que veas que no vas a volver a estar sola, te regalaremos esta caja de la felicidad que te hará sentir importante cuando nadie más lo haga, sólo debes usar estas chispitas y no olvides créele a la caja lo que dice.

Y Anny les dice:

- Adiós papás, los quiero muchísimo.

En ese instante, el hada regresa a Anny al bosque encantado, donde la niña le da las gracias por ayudarla a encontrarse con sus papás y se apura para regresar a su casa. Cuando llega a casa, su abuelita la recibe y le dice:

-¿dónde estabas mi amor?, estaba muy preocupada por ti.

Anny da las gracias a su abuelita

Y Anny le dice:

- Gracias abuelita, te quiero mucho.

Después del dulce recibimiento por parte de la abuela, Anny corre y en un cuarto de la casa abre la caja de la felicidad con su barita mágica, cuando de inmediato sale un humo de un olor delicioso, que dibuja la imagen de la abuelita.

Anny entiende que el mensaje es que cuando se sienta sola, sólo debe buscar a su abuelita, que la quiere muchísimo y ella la hará sentir importante. En seguida mira dentro la caja y encuentra unos papelitos, que dicen valores y cualidades que ella posee, como inteligencia, orden, sencillez y otras más.

Desde aquel día, Anny era la niña más feliz del barrio y de la escuela, pues sabía que era importante para alguien y que sus padres estaban siempre con ella, cuidándola, aunque no los pudiese ver; además empezó a querer mucho a su abuelita, con quien disfrutaba pintando, dibujando y jugando cuando se sentía sola. Y después de esto sus papás pudieron descansar en el otro mundo donde vivían, ya que en la tierra nadie estaba triste por ellos.

Y Anny, su abuelita y sus papás, vivieron felices para siempre. Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Este cuento fue escrito y nos ha sido enviado por William Orozco Gómez, Colombia.