El asno de Kuichú. Cuentos cortos chinos

Leyendas populares chinas para niños

El asno de Kuichú es un cuento anónimo chino. Una leyenda que enseña a los niños que no es conveniente mostrar todas nuestras debilidades a los demás, sobre todo cuando no vienen como amigos.

Leer cuentos a los niños les estimula en muchos sentidos: mejora su vocabulario, potencia su creatividad, profundizan en sus emociones y aprenden sobre el mundo.

Cuento chino: El asno de Kuichú

Cuento chino corto: el asno de Kuichú

Nunca se había visto un asno en Kuichú, hasta el día en que un excéntrico, ávido de novedades, se hizo llevar uno por barco. Pero como no supo en qué utilizarlo, lo soltó en las montañas.

Un tigre, al ver a tan extraña criatura, lo tomó por una divinidad. Lo observó escondido en el bosque, hasta que se aventuró a abandonar la selva, manteniendo siempre una prudente distancia.

Un día el asno rebuznó largamente y el tigre echó a correr con miedo. Pero se volvió y pensó que, pese a todo, esa divinidad no debía de ser tan terrible. Ya acostumbrado al rebuzno del asno, se le fue acercando, pero sin arriesgarse más de la cuenta.

Cuando ya le tomó confianza, comenzó a tomarse algunas libertades, rozándolo, dándole algún empujón, molestándolo a cada momento, hasta que el asno, furioso, le propinó una patada. 'Así que es esto lo que sabe hacer', se dijo el tigre. Y saltando sobre el asno lo devoró.

¡Pobre asno! Parecía poderoso por su tamaño, y temible por sus rebuznos. Si no hubiese mostrado todo su talento con la coz, el tigre feroz nunca se hubiera atrevido a atacarlo. Pero con su patada el asno firmó su sentencia de muerte.