Mi papá está muy ocupado. Cuento para el Día del padre

Cuento infantil para reflexionar sobre el papel de los padres

Pedro Pablo SacristánEscritor de cuentos infantiles

El mejor regalo que podemos ofrecer a nuestros hijos es el tiempo. Dedicarles tiempo y de calidad. Tiempo para jugar con ellos, para leer cuentos con ellos, tiempo para escucharles y para educarles, por supuesto.

Este cuento, 'Mi papá está muy ocupado', nos sirve como reflexión para darnos cuenta de que a menudo olvidamos qué lugar ocupa en nuestra escala de valores lo más importante, nuestros hijos.

Cuento para todos los padres: Mi papá está muy ocupado

Padre ocupado

El papá de Alberto era un hombre importantísimo y muy ocupado que trabajaba tantas horas, que a menudo debía trabajar los fines de semana. Un domingo Alberto se despertó antes de tiempo, y al escuchar que su papá abría la puerta de la calle para salir hacia la oficina, corrió a preguntarle:

- ¿Por qué tienes que ir hoy a trabajar, papi? Podríamos jugar juntos...

- No puedo. Tengo unos asuntos muy importantes que resolver.

- ¿Y por qué son tan importantes, papi?

- Pues porque si salen bien, serán un gran negocio para la empresa.

- ¿Y por qué serán un gran negocio?

- Pues porque la empresa ganará mucho dinero, y a mí es posible que me asciendan.

- ¿Y por qué quieres que te asciendan?

- Pues para tener un trabajo mejor y ganar más dinero.

- ¡Qué bien! Y cuando tengas un trabajo mejor, ¿podrás jugar más conmigo?

El papá de Alberto quedó pensativo, así que el niño siguió con sus preguntas.

- ¿Y por qué necesitas ganar más dinero?

- Pues para poder tener una casa mejor y más grande, y para que tú puedas tener más cosas.

- ¿Y para qué queremos tener una casa más grande? ¿Para guardar todas esas cosas nuevas?

- No hijo, porque con una casa más grande estaremos más a gusto y podremos hacer más cosas.

Alberto dudó un momento y sonrió.

- ¿Podremos hacer más cosas juntos? ¡Estupendo! Entonces vete rápido. Yo esperaré los años que haga falta hasta que tengamos una casa más grande.

Al oír eso, el papá de Alberto cerró la puerta sin salir. Alberto crecía muy rápido, y su papá sabía que no le esperaría tanto. Así que se quitó la chaqueta, dejó el ordenador y la agenda, y mientras se sentaba a jugar con un Alberto tan sorprendido como encantado, dijo:

- Creo que el ascenso y la casa nueva podrán esperar algunos años.