Los beneficios de caminar en los niños

Por qué los niños también deben salir a caminar

La sociedad en la que vivimos promueve la vida sedentaria no solo de los adultos, sino también de los más pequeños. Hoy en día, los niños prefieren quedarse en el sofá con la tablet o con la consola y se olvidan de salir a jugar al aire libre. Las consecuencias de este sedentarismo se observan directamente en la salud.

Por eso estamos buscando propuestas saludables y alternativas de hábitos que mejoren la calidad de vida de nuestros pequeños. Además de alentar a los niños a que practiquen algún deporte varios días por semanas, también podemos inculcarles el hábito de caminar, que tiene múltiples beneficios.

Por qué deben salir los niños a caminar

Niña camina con perro

Inculcar a los niños el hábito de caminar no debería resultarnos tan difícil. Podemos introducir la actividad con pequeños gestos como ir andando al colegio en la medida de los posible o dedicar un tiempo cada tarde a un paseo en familia. Porque los beneficios de caminar para los niños son muchos.

1. Caminar es una de los mejores ejercicios para combatir la obesidad infantil, además de que estaremos creando un hábito para toda la vida. Al ser una actividad sencilla, caminar es apropiado para todos, niños, adultos y mayores independientemente de su condición física.

2. Uno de los mayores beneficios de caminar se observa en la salud física, mejorando la resistencia, la agilidad y cuidando de la salud cardiovascular. La capacidad pulmonar también se ve beneficiada con este gesto tan sencillo como salir a andar cada día.

3. Es una de las actividades físicas más completas, porque caminar no deja de ser un ejercicio aeróbico que además es gratuito y cuenta con todos los beneficios de estar al aire libre.

4. El estado de ánimo también se ve mejorado con una caminata, especialmente si se puede hacer en un bosque o en la playa. No podemos olvidar que el senderismo es una de las actividades preferidas por los niños y una buena oportunidad para descubrir la naturaleza.

5. Andar a paso ligero una media hora cada día también mejora el rendimiento escolar en los niños, favorece la concentración, mejora la capacidad de aprendizaje y estimula la imaginación. 

6. Esos niños que ya sufren de estrés a edades tempranas encuentran en este ejercicio de caminar uno de sus mejores aliados porque promueve la relajación y les enseña a respirar correctamente.

7. Si además la caminata se hace en familia, es una de las mejores oportunidades para fomentar la charla familiar y crear vínculos de complicidad entre toda la familia.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com