Cómo los padres pueden conectar con los hijos a través del juego

Jugar con los hijos supone muchos beneficios para la relación entre ambos

Compartir la experiencia de juego con sus hijos es una oportunidad privilegiada para los padres para establecer puentes y vínculos con ellos. Por lo tanto, ¡pueden y deben jugar siempre que puedan con ellos! Y no sólo en casa, reservando un espacio y un tiempo para compartir juegos y juguetes... también de camino al colegio, jugando a contar coches de un color determinado, o de camino a ver a la abuela, mientras jugamos a las adivinanzas o al Veo Veo dentro del autobús...

Consejos para jugar con los niños

Conecta con tu hijo jugando con él

Los padres pueden entender el juego con sus hijos como una experiencia, como una actitud, más allá de las actividades y juegos concretos que podamos proponerles. En este sentido, los padres podemos valorar el juego y los juegos de nuestros hijos como sanas experiencias de crecimiento, descartando la afirmación de que el juego es algo bonito pero inútil, una especie de sarampión infantil que afortunadamente se pasa de mayor. Hecho esto, el juego, actividad principal de nuestros hijos, se convertirá en algo compartido y apreciado por toda la familia, y el momento como un tiempo esperado. Los niños aprenderán a valorar, desde muy pequeños, este momento del día con sus padres.

A través del juego, ¿se puede educar al niño? ¿Es conveniente que los padres les dejen ganar? ¡No deberíamos dejarles ganar! Ganar no es un regalo: se ha de conseguir con esfuerzo y paciencia. Cuando jugamos aprendemos cosas tan importantes como a tener paciencia, superar la frustración, asumir retos, aceptar normas, ponernos en el lugar del otro, valorar nuestras capacidades y enfrentar nuestras limitaciones… Asumir esa actitud de juego, en que todos entendemos y pactamos una determinada dinámica favorece todos éstos y muchos más aprendizajes que, si interferimos dejándonos ganar, por ejemplo, posiblemente no se producirán.

Jugar con niños con alguna discapacidad

¿Se juega igual con un niño que tenga o no alguna discapacidad? Esa es una pregunta que hacen muchos padres. La necesidad de jugar existe exactamente igual tenga o no el niño alguna necesidad especial. El juego representa en niños con necesidades especiales un estímulo imprescindible y una forma placentera y muy eficaz para desarrollar sus potencialidades.

Lo que sí que deberemos tener en cuenta es de escoger y/o adaptar los juegos o juguetes para su mayor disfrute. Muchos fabricantes de juguetes comercializan materiales que pueden ser utilizados especificamente por los niños con necesidades especiales.

Los juguetes no deben tener sexo

¿Se juega igual con un niño que con una niña? Por supuesto. Los juguetes no tienen sexo. La capacidad de jugar es inherente al ser humano, sin distinción de ningún tipo. Otra cosa es que, a determinadas edades, niños y niñas muestran, en general, preferencias por distintos tipos de juegos y juguetes: tal vez los niños se decanten por un juego más de acción y movimiento, mientras que las niñas se pueden inclinar por juegos más sociales, donde prevalece la comunicación.

Pero ni en todos los casos es ni ‘debe’ ser así y ni mucho menos debemos discriminar a unos ni a otros en ningún sentido, valorando, una vez más, sus elecciones y preferencias, seas cuales sean.

Mejor, ¿Juguete educativo o didáctico?

Nuestro consejo debe ir orientado más a la variedad, la cantidad, la forma de pedir y a valores como pensar en los demás, compartir y ser respetuosos que no en orientarles hacia juguetes que entendemos que son educativos o didácticos. Todos los juguetes son educativos, en el momento en que nos ayudan a crecer y a desarrollarnos.

Una bicicleta, una muñeca, un balón, una construcción o un juego de mesa, aunque no nos enseñen un contenido del currículo escolar (como las sumas y las restas), son sin ningún género de dudas, altamente educativos.

Inma Marín, especialista en juegos y juguetes para niños

Inma Marín
Educadora social y directora de Marinva
Co-autora de 'El placer de Jugar. Aprende y diviértete jugando con tus hijos'
- Asesora pedagógica de la Fundación Crecer Jugando
- Presidenta de la Asociación Internacional por el Derecho de niños y niñas a jugar