Juegos en solitario para niños

A qué pueden jugar los niños solos

Hay niños que no saben entretenerse solos y necesitan la atención continua de los padres. Otros solo disfrutan saliendo a jugar al aire libre con los demás niños. Y otros más están encantados de jugar solos. El caso es jugar y divertirse, ya que es uno de los Derechos fundamentales de los niños.

Mientras no sea por una cuestión de timidez o de inadaptación social, el niño también debe aprender a jugar en solitario, una actividad lúdica que aporta muchos beneficios al desarrollo intelectual y emocional del niño. Nos preguntamos a qué juegan los niños cuando están solos y qué ventajas tienen los juegos en solitario.

Beneficios de jugar en solitario

Ideas para que los niños jueguen solos

No se trata de evitar los juegos tradicionales o los juegos al aire libre con un montón de niños juntos. Pero los niños también deben aprender a jugar solos porque fomenta su independencia y autonomía. Al jugar en solitario el niño aprende a solventar situaciones por sí mismo y eso puede aplicarlo después a otros ámbitos de la vida.

Una de las mayores ventajas de los juegos en solitario se observa en el desarrollo de la creatividad y la imaginación. El niño que juega solo debe exprimir su imaginación para divertirse y al mismo tiempo estimula su creatividad elaborando situaciones lúdicas sin la ayuda de los demás niño o adultos.

Jugar solo también tiene beneficios para el desarrollo emocional del niño. En los juegos en solitario no hay presiones por parte de los demás, tampoco hay imposiciones, ni peleas, ni competitividad por ser el centro de atención. Desde este punto de vista, jugar en solitario puede ser beneficioso para la autoestima del niño porque se siente más seguro y aprende a creer en él mismo y en sus capacidades. 

Juegos en solitario para niños

- Puzzles. Los puzzles o rompecabezas son uno de los juegos que más beneficios aportan al desarrollo cognitivo de los niños. Se potencia la concentración, la atención, se estimula la agudeza visual, la memoria y se aprende a gestionar los recursos.

- Construcción. Los clásicos juegos de piezas de construcción son ideales para estimular la creatividad de los niños. Con esas piezas los niños pueden ser arquitectos o inventores utilizando su habilidad, su ingenio y también su imaginación.

- Videoconsola. Probablemente la videoconsola sea el juguete preferido por los niños hoy en día y, a pesar de sus detractores, 'las maquinitas' también tienen sus beneficios. Son los adultos los responsables de elegir los juegos que pueden utilizar en la consola y entre partido y partido de fútbol, siempre se pueden encontrar algún juego de estrategia o de resolver misterios.

- Juguetes. Hay infinidad de juguetes, como las clásicas muñecas, granjas, parque de bomberos o incluso islas que mantienen a los niños entretenidos jugando casi solos, con la compañía de los personajes y su imaginación. No hay por qué renunciar a los juguetes tradicionales porque suelen ser los que más llaman la atención de los niños cuando están solos.

- Disfraces. Una buena colección de disfraces en la habitación del niño puede hacerle pasar las mejores tardes a solas, imaginando y creando situaciones de película. Es ideal para los niños más imaginativos que saben inventarse historias y también vivirlas.