El potro insolente. Poema corto con rima para niños

Una poesía con rima sobre la soberbia y la humildad

Marisa Alonso SantamaríaPoetisa

Tal vez nos resulte difícil explicar el valor de la humildad a los niños. Sin embargo, podemos utilizar el ejemplo. Nada mejor que un poema corto y con rima para acercar a los niños el significado de valores como el de la humildad. 

En esta historia, un potro presumido y soberbio aprenderá una lección de un caballo mayor y menos ágil pero con mucha experiencia. 

El potro insolente. Poesía con rima para niños

Potro

Un caballo iba tranquilo

cansado, se ve mayor,

sus crines marrón arena

relucían con el sol.

 

Iba al paso, despacito

con su cabeza agachada,

los años le van pesando,

no tiene ganas de nada.

 

Un potro pasa trotando

con su larga cola negra,

con la cabeza muy alta

casi a su altura le llega.

 

Cuando ve al caballo viejo,

con chulería, insolente,

le baila con trote fino

alrededor varias veces.

 

Relincha muy estirado,

relincha alzando la voz,

relincha muy presumido

junto al caballo mayor.

 

En esto llega una yegua

que desbocada suspira,

pasa corriendo al galope,

algo tira de su brida.

 

El caballo sin pensarlo,

trotando se va tras ella,

con fuerza sigue al galope

a esta yegua que es tan bella.

 

Sin pensar en que es mayor,

sin darse cuenta siquiera,

sigue y sigue galopando

muy cerca está ya de ella.

 

Y poniéndose a la par

con palabras, muy tranquilo

logra quitar con su boca,

lo que el daño ha producido.

 

La yegua muy orgullosa

con el caballo se va,

le tiene por un gran héroe

y presume de galán.

 

El potro les mira inquieto,

no ha sabido reaccionar,

y a una yegua tan bonita

él no ha podido salvar.

 

El caballo viejo siente

al joven avergonzado,

y con palabras serenas

al potro esto le ha hablado:

 

'No te preocupes potrillo,

el tiempo te enseñará,

a dejar de presumir

y a empezar a madurar'.

 

Y con la yegua se aleja

contentos, los dos al trote,

dando gracias al destino,

luego siguen al galope.