Tipos de anestesia en el parto

Fármacos utilizados para evitar los dolores del parto

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

El parto, siempre que sea natural o vaginal, puede vivirse con anestesia para paliar los dolores de la dilatación y el expulsivo, o sin ella. Todavía en algunos lugares del mundo no es una opción que ofrezcan a la madre, aunque cada vez está más extendido. En el caso de que el parto se realice por cesárea, siempre se utilizará anestesia epidural o general, según el caso.

Muchas mujeres prefieren controlar el dolor con las técnicas respiratorias que se aprenden en los cursos de preparación al parto, sin embargo, otras eligen la anestesia. Es importante conocer bien las ventajas y desventajas de ambos métodos antes de elegir.

¿Qué tipos de anestesia se utilizan en los partos?

Tipos de anestesia para un parto sin dolor

Los anestesistas suelen utilizar tres tipos de anestesia diferentes para ayudar a las mujeres embarazadas a vivir el parto, evitando en mayor o menor medida, el dolor que producen las contracciones, la dilatación y el descenso del bebé por el canal del parto:

1 - Local: se aplica en la zona perineal y se utiliza en caso de que se haya practicado una episiotomía y la mujer no se ha sometido a la anestesia epidural o si ha sufrido un desgarro. Este fármaco no evita el dolor de las contracciones, ya que es una anestesia muy localizada y sólo evita las molestias a la hora de suturar el corte.

2 - Anestesia epidural: según el centro clínico o la opción de la madre puede administrarse la epidural o walking epidural:

- Walking epidural: también se conoce como anestesia ambulante. Se administra de forma similar a la epidural, inyectando el anestésico en las vértebras lumbares. Sin embargo, debido a la combinación del fármaco, no duerme toda la parte baja del cuerpo de la mujer, quien puede andar y moverse libremente pero no siente los dolores de las contracciones aunque sí las nota. Esta técnica permite a la embarazada tener más autonomía y ser más consciente de los pujos que ha de realizar.

- Epidural: se administra inyectándola en las vértebras lumbares y duerme el cuerpo de la embarazada totalmente de cintura para abajo. La mujer ha de permanecer tumbada en una camilla durante el tiempo que dura el trabajo de parto y no siente dolor alguno a lo largo del proceso. 

3 - General: duerme totalmente a la paciente. Suele aplicarse en algunos partos por cesárea y sólo cuando los médicos consideran que no es posible realizar la intervención con anestesia epidural.