Qué es la cesárea respetada

Tipos de parto en la mujer embarazada

Sara Cañamero de LeónMatrona

La cesárea es una intervención quirúrgica mediante la cual muchas mujeres dan a luz hoy en día. La tasa de las mismas ha aumentado mucho en nuestro entorno, y la vivencia de las mujeres de sus partos por esta vía no es la mejor.

Durante la intervención quirúrgica, la madre, que hasta ese momento había llevado dentro de ella a su hijo, se convierte en sujeto pasivo que siente como un extraño le extrae a su bebé de dentro, y apenas puede verle unos segundos (y en la mayoría de las veces no puede ni tocarle). Además muchas veces tras la cirugía, la madre y el bebé permanecen varias horas separados. Todo esto tiene repercusión directa sobre el apego, la lactancia materna, la adaptación del recién nacido a la vida extrauterina. Todo aquello que debería ser natural, fluido se ve dificultado.

Qué se entiende por parto por cesárea respetada

Parto por cesárea

Somos muchas mujeres, madres y profesionales que pedimos que se ponga un poco de ternura en este acto que a priori puede parecer frío, impersonal. Y poco a poco, en diferentes hospitales se están escuchando estas voces. En aquellas cesáreas no urgentes, los padres y el bebé vuelven a tomar cierto protagonismo; los profesionales velan por hacer que este momento sea especial, íntimo.

Hablamos de cesáreas respetadas cuando el padre puede acompañar a su pareja durante todo el proceso, le puede dar la mano, estar con ella; esperar la llegada de su bebé, emocionarse también.

Hablamos de cesáreas respetadas cuando se respeta el ritmo del bebé, no se corta el cordón umbilical enseguida, se deja que su adaptación a la vida fuera del útero materno sea paulatina, sin prisas.

Hablamos de cesáreas respetadas cuando el bebé no se separa en ningún momento de los padres, cuando nace se pone piel con piel con la madre (si todo va bien y ella se encuentra bien) o en su defecto con su papá.

Hablamos de cesáreas respetadas cuando la madre puede ponerse enseguida a su bebé al pecho.

Hablamos de cesáreas respetadas cuando el personal sanitario implicado muestra empatía, calidez, cercanía, respeto por el nacimiento de un bebé y por los sentimientos de unos padres.

En definitiva una cesárea respetada es aquella en la que se busca no sólo el bienestar físico de la madre y el bebé (muy importantes), sino que se incluye una perspectiva más humana, un trato más personalizado, es decir una cesárea un poco más centrada en la mujer, dando importancia a su vivencia de una experiencia tan única.