Cómo es el dolor del parto

Los dolores más comunes durante el trabajo de parto

Sara Cañamero de LeónMatrona

El parto se considera un proceso fisiológico paradójico, ya que por definición ningún proceso dentro de la fisiología tiene que doler; pero, salvo en escasas excepciones, el parto duele.

El dolor representa sin duda la parte más característica del parto, sobre la que se ha investigado mucho, se ha hablado, debatido, estudiado. Es sin duda, la parte más temida en nuestra sociedad, por miles de mujeres y la que más inquieta a los profesionales que están en contacto con las gestantes.

¿El parto duele? 

Cómo duele un parto

Nos han educado de tal forma que debemos evitar el sufrimiento, que todo dolor es malo, y que en la sociedad desarrollada no tendríamos por qué sentirlo, con todos los medios que disponemos... Este temor al dolor del parto, se nos ha grabado desde niñas a lo largo de los siglos (“parirás con dolor” como se nos condenó en el principio de la Creación...), y de esta manera nos condiciona la futura vivencia de nuestro parto.

El uso de la analgesia epidural lleva a las mujeres a imaginar un parto sin dolor, pero este anhelo se puede ver traicionado, ya que no siempre está disponible (contraindicaciones médicas, el anestesista está ocupado en otra intervención de mayor prioridad...), pero es que nunca debería administrarse hasta que el trabajo de parto está establecido, y la mujer ha alcanzado una cierta dilatación cervical. Por lo que la primera etapa de parto la vivirá con dolor, con un dolor al que no la habían preparado (ya que ella había tachado la opción de “parir sin dolor”), que siente injusto, inhumano. Y al rechazarlo le duele todavía más.

Estas mujeres no están motivadas, se sienten engañadas, y no desarrollan mecanismos internos para sobrellevarlo mejor. El dolor se convierte en sufrimiento, es decir en una vivencia negativa de la situación. Por contra, las mujeres que menos sufren son aquellas que están más motivadas, están preparadas para el dolor, lo aceptan y usan mecanismos para llevarlo mejor

¿Cómo es el dolor durante el parto?

La principal característica del dolor en el parto es el ritmo. Aparece una alternancia entre dolor y no dolor, acción y pausa, contracción y expansión, aceleración y ralentización, malestar y bienestar. Es como el oleaje del mar. Es en esta alternancia donde reside el secreto de la posibilidad de una analgesia natural.

Es un dolor intermitente con una dinámica individual, regulada por las necesidades de la mamá y el bebé. El movimiento es una de nuestras armas, parir en movimiento hace el proceso mucho menos doloroso, más simple, armonioso. Podríamos decir que el dolor es el coreógrafo de un baile, que es el parto, y nos dirige a las mujeres que somos las primeras bailarinas. 

Debemos de escuchar a nuestro cuerpo, confiar en él y en nuestra capacidad de parir; movernos y adaptar aquellas posturas en las que el dolor es menos intenso, se alivia; así protegemos nuestros tejidos, nuestro cuerpo, abrimos diámetros mayores para el paso de nuestro bebé a través nuestro; y protegemos al bebé de adoptar malas posturas y la excesiva presión sobre la cabeza, y así disminuimos el estrés y el riesgo de sufrimiento fetal.