La matrona durante el momento del parto

La matrona, una compañía profesional en el parto

Aunque cada vez hay más mujeres que consideran el parto en casa como una opción segura y deseable, la mayoría de las mujeres aún siguen sintiéndose más seguras dando a luz a sus hijos en un medio hospitalario. Sin embargo, no quieren renunciar a tener partos no intervenidos, respetados y humanos. Ellas sueñan con un parto bonito, íntimo, único, con anestesia epidural o sin ella. Esto es lo que puede conseguir la matrona en el parto del bebé.

El parto en compañía de una matrona

La matrona en el parto del bebé 

Las mujeres que cuentan con un soporte emocional continuo y profesional por parte de la matrona experimentan su parto de manera más confiada y con menos intervenciones, logrando en mayor porcentaje un parto natural, lo que además de facilitarles todas las etapas de la maternidad, les brinda un sentimiento mayor de logro y empoderamiento que hace del nacimiento de sus hijos lo que debe ser, "la mejor experiencia".

Existen estudios, como el realizado por la prestigiosa Cochrane Collaboration (especialistas que reunen toda la evidencia científica acerca de un  tema y lo analizan, a nivel mundial) “Apoyo Continuo proporcionado a las Mujeres durante el Parto” en el que llegan a las siguientes conclusiones:

Aquellas mujeres que reciben un acompañamiento continuo durante el parto presentan

1. Menor necesidad de uso de analgesia de cualquier tipo.
2. Menor índice de cesáreas.
3. Menor índice de partos instrumentales (forceps, ventosa, espátulas)
4. Mayor satisfacción con su experiencia de parto.

Los autores llegaron a la conclusión que todas las mujeres deberían recibir apoyo para el parto y el nacimiento. El acompañamiento domiciliario profesional por parte de las matronas es la opción, el vacío que hasta ahora estaba sin cubrir.

La matrona está disponible para las parejas antes del parto, para despejar dudas, temores, inquietudes. Durante el parto es capaz de quedarse en un segundo plano, dejando todo el protagonismo a la pareja, pero velando porque la fisiología siga su curso. Controla el bienestar fetal, haciendo auscultación intermitente, valora si el parto se ha desencadenado, y si transcurre con normalidad. Incluso es posible que la mujer desee saber de cuanto está dilatada, y es la matrona que en la casa de la pareja le realiza un tacto para constatar el momento de acudir al hospital.

Además la matrona es alguién que puede ofrecer recursos para el manejo del dolor (agua, masajes, punción en el Rombo de Michaelis, posturas...), para facilitar el encajamiento del bebé....

La dilatación se realiza en la casa de la pareja, en sus espacios, con la gente que ellos decidan, rodeados de sus cosas; y en la mayoría de los casos todo fluye con naturalidad. Muchas parejas  se sienten más seguras, si hay alguien que les guíe, que les diga que todo está bien, que la cosa marcha... Llegado el momento que la pareja decida, se dirigen al hospital para terminar de dilatar y el nacimiento del bebé.

Nuestro trabajo como matronas es acompañar a la mujer durante el preparto, y en la primera etapa del parto; con una valoración del estado materno y bienestar fetal; hasta que llegue el momento de ir al hospital.

Sara Cañamero de León, matrona

Sara Cañamero de León
Matrona del Hospital Virgen del Camino, en Pamplona (España)
Blog MatronaMadrid 
Especialidad en Enfermería Obstétrico-Ginecológica
Colaboradora de GuiaInfantil.com