Consejos para recuperar la figura después del embarazo

Alimentación y ejercicios para recuperar la figura en el posparto

El embarazo es una de las etapas más importantes en la vida de las mujeres y, aunque la llegada de un bebé supone un momento de felicidad, también viene acompañado con las molestias del posparto, sobre todo, los kilos de más que deja en el cuerpo la gestación.

Algunas madres consiguen recuperar su figura en varios meses, mientras que otras ya no vuelven al peso anterior al embarazo. Aquí os damos algunos consejos para que el cuerpo retome sus formas y un peso saludable.

Recuperar la figura antes y durante el embarazo

Recuperar la figura tras el parto

Los meses posteriores al parto son fundamentales a la hora de recuperar el peso anterior a la gestación, pero también resulta imprescindible cuidarse antes y durante los nueve meses que dura el embarazo.

Si la mujer que busca tener un hijo mantiene un buen tono muscular y un peso saludable antes de quedarse embarazada, su piel y sus músculos se recuperarán más fácilmente una vez que haya dado a luz.

Lo mismo sucederá durante el periodo gestacional. Es trascendental mantener el peso adecuado para cada mes de embarazo y evitar el sobrepeso. Para ello, no solo es recomendable una buena alimentación, sino también realizar ejercicios premamás, como pilates, yoga o caminar con frecuencia.

Pérdida de peso de la madre en la lactancia

Las mamás que deciden dar el pecho a sus hijos tendrán un apoyo a la hora de bajar kilos, ya que la lactancia materna supone un gasto calórico extra en el posparto. Durante estos meses, principalmente en el primer trimestre tras el nacimiento, es imprescindible seguir una rutina de ejercicios, que fortalezca los músculos, y una dieta saludable.

El suelo pélvico y los músculos del abdomen son algunas de las zonas más afectadas por el embarazo, especialmente si el parto ha sido vaginal. Lo más recomendable es tratar durante los primeros meses los músculos pélvicos y a partir del sexto mes fortalecer los abdominales.

Evitar la flacidez del pecho y las estrías del embarazo

Los pechos también se ven afectados durante el embarazo y la subida de la leche. Para evitar la flacidez una vez concluida la lactancia, es fundamental ejercitar los músculos que rodean las mamas, por ejemplo, haciendo ejercicios de brazos con pesas pequeñas.

Por otro lado, la piel también sufre los cambios del embarazo y tras el parto aparecen las antiestéticas estrías. La mejor forma de luchar contra ellas es evitar que aparezcan. Por ese motivo es fundamental  mantener el tono de la piel en el embarazo con una buena hidratación y alimentación que incluya alimentos ricos en vitaminas A, C y E.

En cuanto a los productos corporales, las cremas anti-estrías son muy eficaces y deben usarse hasta tres meses después del parto, mientras se recupera la figura. Y sobre todo, realizar ejercicios que den elasticidad a los músculos y a la piel. 

Patricia García. Colaboradora de GuiaInfantil.com