El dolor de los entuertos. Por qué se producen

Por qué se producen unas contracciones dolorosas en el posparto

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Acabas de tener un hijo. No puedes ser más feliz. Has superado nueve meses de embarazo y un parto más o menos doloroso. Y cuando creías que todo había pasado, notas de nuevo unos dolores punzantes, agudos, similares a las contracciones. Son los entuertos.

Por qué se producen los entuertos

Mujer con dolores de entuertos

Ten en cuenta que durante estos nueve meses de embarazo, las paredes del útero y la matriz se han estirado para dejar espacio al bebé. Y ahora todo tiene que volver a su sitio. Los entuertos no son otra cosa que las contracciones uterinas que ayudan a retraer la matriz para que pueda recuperar su tamaño original. Además sirven para contraer los vasos sanguíneos que quedaron abiertos en el lugar que antes ocupaba la placenta.

Pero la intensidad de los dolores varía según cada mujer. Algunas incluso, ni los recuerdan.

A más hijos, entuertos más dolorosos

Las matronas explican que es lo normal. En un segundo embarazo, la piel es más elástica y se da más de sí. Seguro que más de una mujer recuerda que en su segundo embarazo, en seguida se notó esa 'incipiente tripita'. La matriz se da más de sí y necesita un esfuerzo mayor tras el parto para volver a ser como antes. Pasa lo mismo con los embarazos gemelareso tras el parto de un bebé muy grande.

El dolor de los entuertos es más fuerte durante la lactancia materna

Y esto es así por una hormona bien conocida entre las embarazadas: la oxitocina. Cuando el bebé mama, el cuerpo genera oxitocina para que la leche salga, y esta hormona favorece a que se produzcan los entuertos. Recuerda que es la misma que genera las contracciones del parto.

 Los entuertos son buenos

No te preocupes por estos dolores. Pasarán en seguida. Los dolores de lo entuertos suelen durar entre 3 y 7 días. Son bueno y deseables, porque ayudan a cicatrizar por dentro y hacen que el periodo de sangrado del postparto disminuya. Los podrás sentir de forma leve, como una regla, como un calambre o de forma más intensa, como una contracción de parto. No importa si te hicieron cesárea. Ésta no te libra de ellos. Si los dolores de los entuertos son muy intensos, tu médico te podrá recetar algún analgésico. También es bueno orinar con frecuencia y te relajará tumbarte boca abajo con la parte del abdomen apoyada en una almohada.