Trucos para tratar el insomnio tras el parto

Consejos para reducir los efectos del insomnio tras el parto

Por fin tienes a tu bebé en casa y comienzas la aventura de la maternidad. La felicidad llega a partes iguales con ciertos inconvenientes derivados de la nueva situación, empezando por las molestias del posparto entre las que cobra especial protagonismo el insomnio.

El insomnio después del parto es inevitable debido al cansancio y a las molestias físicas porque tu cuerpo sigue cambiando. Pero sin duda, ese bebé y sus locos horarios de vigilia y sueño son los que van a impedir que recuerdes lo que es dormir 7 horas seguidas. Aun así, tenemos algunos trucos para tratar el insomnio tras el parto.

Cómo tratar el insomnio tras el parto

Madre con recién nacido

- Horarios. Deberás olvidarte durante un tiempo de tus horarios habituales de sueño y adaptarte al horario del bebé. Levantarte a dar el pecho en medio de la noche supone una ruptura total del ciclo del sueño, pero aprende de tu bebé y tú también podrás dormir durante el día. 

- Prioridades. Insistimos en que el mejor truco para tratar el insomnio tras el parto es modificar tu perspectiva vital y establecer nuevas prioridades. Si el bebé se duerme a media mañana olvídate de limpiar, poner la lavadora o cocinar y métete en la cama para un sueño breve pero reparador.

- Cama. Procura acostarte en la cama da igual la hora que sea. Resulta de lo más tentador echarte en el sofá un ratito mientras tu bebé duerme, pero si te vas a la cama conseguirás descansar más.

- Ayuda. Tú eres la mamá pero no tienes por qué ejercer todo el tiempo. Pide ayuda. El padre también puede y debe hacerse cargo del bebé sin ninguna preocupación por tu parte. No dudes en pedir ayuda a tu madre, a tu hermana o a tus amigas para que se ocupen durante unas horas de atender al bebé y que tú puedas descansar.

- Relajación. Tu vida se ha convertido en una locura de responsabilidades y obligaciones y has llegado a olvidarte de ti misma. Los expertos aseguran que dedicar unos 10 minutos a la relajación pueden ayudarte a recuperar toda la energía que necesitas y a dormir mejor. Prueba con el yoga para ti y para tu bebé y no dejes el descanso en un segundo plano.

- Infusiones. Utiliza el poder de las plantas, y si estás muy nerviosa y no consigues conciliar el sueños, ayúdate con una infusión de valeriana. Hará que te relajes y consigas dormir a cualquier hora del día. 

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com