Qué hacer ante una intoxicación infantil

Cómo reaccionar si los niños se intoxican con distintos productos

Que un niño se intoxique no es plato de buen gusto. Sufrir una intoxicación por ingerir un producto de limpieza, un alimento en mal estado o el contacto con bacterias que tengan los artilugios infantiles puede ser muy desagradable tanto para el bebé como para los padres. 

Antes de perder los nervios cuando uno de nuestros hijos tenga un problema de este tipo, tenemos que saber qué hacer y cómo comportarnos para ayudarle y que no vaya a más el problema de salud. 

Tipos de intoxicación de los niños 

La intoxicación infantil

- La intoxicación alimentaria: un alimento en mal estado podría causar una infección a los niños. Para que esto no ocurra, además de cerciorarnos de que todo lo que comen esté en perfectas condiciones, también es recomendable saber que hay bacterias en la carne o el pescado que podrían sentarles mal. 

- La intoxicación por un producto de limpieza: los niños tienen una gran curiosidad, y cada elemento que está a su alrededor puede suponer un gran peligro. Un producto de limpieza, un cosmético, incluso una loción para el cuerpo o una colonia podrían ser susceptibles de ser probados por nuestros hijos. Para que los niños no se intoxiquen, es recomendable apartar todos estos productos de su vista en la medida de lo posible. 

- La intoxicación por bacterias: los niños de corta edad se lo llevan todo a la boca, y esto puede acarrear problemas de intoxicación, por lo que siempre es recomendable vigilarles constantemente y evitar que se lleven cualquier cosa a la boca. 

Qué hacer si un niño sufre una intoxicación

Aunque parezca una obviedad, lo peor que podemos hacer cuando un niño ha sufrido una intoxicación es perder los nervios o montar un drama. Es cierto que es algo peligroso y que puede hacer que tengamos miedo, pero si nos dejamos llevar por la falta de calma, también pondremos nervioso al niño y podría empeorar su estado de salud. 

No es bueno que les obliguemos a vomitar para que expulsen lo que les ha hecho daño, ya que podría causar justo el efecto contrario que queremos. Tampoco debemos darle medicinas sin saber exactamente qué es lo que ha comido o se ha llevado a la boca de forma concreta. Lo mejor en estos casos es llevarle a una consulta médica y que un profesional evalúe sus síntomas. Si los síntomas son graves y la intoxicación puede ser severa, no dudes en llamar a urgencias.