Trucos para curar los chichones de los niños

Cómo aliviar a nuestros hijos cuando se hacen un chichón

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Si hay algo que viene implícito muchas veces en los juegos de los niños, esas son las caídas. Aterrizar en el suelo en pleno juego es algo de lo más habitual, y muchas veces además de heridas podemos encontrarnos un chichón si el golpe ha tenido lugar en la cabeza del niño.

Aunque pueda parecer escandaloso, si conseguimos cogerlo a tiempo es fácil curar un chichón con pequeños trucos en nuestra propia casa, con el fin de que no crezca y que tampoco sea excesivamente molesto para nuestro hijo.

El frío para aliviar los chichones de los niños 

Los chichones en los niños

El primer paso para curar un chichón a un niño es bajarle lo máximo posible la hinchazón a través del frío. Esto se consigue poniéndole hielo en la zona afectada, y es mejor que lo cubramos por ejemplo con un paño o con una toalla para que no se le queme la piel. Utilizar unos cubitos de hielo y meterlos en una de estas prendas contribuirán a que el niño se sienta mejor, y será lo más efectivo para los primeros momentos, en los que esté probablemente sumido en el llanto y además sienta bastante dolor. 

Si no tenemos a mano cubitos de hielo, nos valdrá cualquier paquete que tengamos en el congelador, como por ejemplo una bolsa de guisantes que pueda reducir al menos de forma momentánea la parte de la cabecita de nuestro niño que está en ese momento más hinchada. 

6 consejos para curar los chichones de la cabeza de nuestros hijos 

Una vez que hayamos conseguido que al menos no le duela en exceso y queramos que el chichón no vaya a más,podemos poner en práctica ciertos trucos que nos ayudarán, tanto ese día como los siguientes: 

- Pomada antiinflamatoria: Cuando ya se le haya bajado un poco el chichón, si todavía sigue excesivamente grande, entonces podemos prevenir que los síntomas vayan a más con una pomada que tenga propiedades antiinflamatorias. 

- Un paño caliente: Cuando ya hayan pasado 24 horas del suceso, lo que debemos hacer para que no aparezca la zona morada, es aplicar a nuestro pequeño un pañito con agua caliente. 

- Mentol: Cuando ya vaya solucionándose, con el fin de que el dolor y la hinchazón desaparezcan definitivamente, podemos aplicar mentol para que finalmente la cabecita vuelva a su ser. 

- Árnica: La árnica es una planta que se utiliza para elaborar pomadas para tratar los hematomas. También lo tienes en stick, que es mucho más cómodo. Si utilizas las hojas de árnica, puedes preparar una infusión y aplicarla sobre la zona afectada.

- Lavanda: es una planta natural y tiene propiedades antiinflamatorias. Utiliza alguna crema o aceite de lavanda para curar los chichones de los niños.

- Perejil molido y mantequilla: se utiliza en muchas zonas como 'truco casero' contra los chichones de los niños. Machaca en un mortero perejil con un poco de mantequilla y conseguirás una pomada que puedes aplicar sobre la zona afectada.