La alergia a la gramínea en los niños

Síntomas y tratamiento de la alergia a la gramínea en niños

La alergia a la gramínea cada día es más común y aparece antes. En España, y según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, 1 de cada 4 niños es alérgico.

Sin bien se estimaba que las alergias se desarrollaban en el ser humano entre los 10 y los 30 años, numerosos casos recientes han disminuido la edad mínima, y niños de 7, 8 o 9 años pueden ser víctimas de la alergia.

 Qué es la alergia a las gramíneas en los niños

Niña estornuda por alergia

Las gramíneas son una familia de plantas herbáceas muy comunes en todo el planeta y de las que los seres humanos hacemos un uso constante, bien directamente como los granos de cereal o aceites, o indirectamente como carne, leche o huevos procedentes de animales alimentados con estas plantas. Trigo, maíz, caña de azúcar, cebada, centeno, avena, arroz, bambú son algunos de los ejemplos mas familiares de las gramíneas, pero también pertenecen a esta familia numerosas malas hierbas.

La polinización de las gramíneas se produce en primavera, así que en los niños afectados por dicha alergia se multiplicarán los síntomas durante esta estación.

Síntomas de alergia infantil a las gramíneas 

El polen de las gramíneas produce picor y lagrimeo de los ojos, picor de nariz y 'moquillo', congestión nasal, estornudos, e incluso el picor de oídos y paladar. En casos más severos también puede aparecer tos, dificultad respiratoria y pitidos en el pecho.

En el caso en concreto de afectados con la alergia a las gramíneas, un porcentaje elevado de niños sufre un empeoramiento de su calidad de vida, enfrentandose muchas veces a enfermedades asociadas a la alergia como pueden ser asma, rinitis, conjuntivitis o dermatitis.

Tratamiento de la alergia a las gramíneas en los niños 

Vacunar contra la alergia con extractos alergénicos puede ser una solución al problema, ya que cualquier niño mayor de 5 años puede ser vacunado, pero ojo es solamente una recomendación y siempre es mejor consultar con el médico del niño,  y que sea él, como profesional, quien valore si es necesario acudir a la consulta de un especialista para realizar las pruebas pertinentes y en última instancia proceder con la vacunación del niño.

La vacuna consiste en suministrar al paciente el alérgeno adecuado, periódicamente y en dosis cada vez mayores, para provocar el reconocimiento de este en el sistema inmunitario del niño, y que no se produzcan así alteraciones en un contacto futuro con exposiciones excesivas a la determinada sustancia, en este caso las gramíneas.

Consejos a tener en cuenta si tu hijo tiene alergia a las gramíneas

Es importante conocer los niveles polínicos de gramíneas para mejorar la calidad de vida del niño alérgico. Para ello pueden consultarse diariamente los niveles en internet o bien descargarse alguna aplicación para móviles.

Es recomendable evitar las salidas al campo, así como montar en moto, bici, caballo. También sería recomendable cerrar las ventanas de casa durante la tarde noche y ventilar por las mañanas.

Diego Fernández. Redactor de Guiainfantil.com