Trucos para curar una picadura de avispa en los niños

Remedios caseros para aliviar las picaduras de avispas en niños

En cuanto la primavera se intuye, nos encanta salir a jugar a la calle con los niños, ir al parque o hacer una excursión al campo. Y algunos incidentes son casi inevitables, como las picaduras de avispa o de abeja.

Las picaduras de avispa no entrañan un riesgo para la salud, a no ser en niños alérgicos, pero el dolor y la picazón pueden arruinar el día de juegos a cualquier niño. Por eso tenemos algunos trucos para curar rápidamente una picadura de avispa en los niños.

¿Se pueden prevenir las picaduras de avispa?

NIño con avispa en nariz

Una picadura de avispa no se puede prevenir, pero sí hay algunos factores que podemos tener en cuenta para estar más alertas porque hay más peligro de la presencia de estos insectos. Es bien conocido que avispas y abejas suelen estar en los lugares donde hay plantas y flores. Pero también se sienten atraídas por el agua, por eso es frecuente encontrarlas en piscinas, lagos o ríos.

También se observa una preferencia de las avispas por los tejidos de colores llamativos o con estampados brillantes, así que siempre podemos vestir al niño con colores más neutros para no atraer a las avispas. Y conviene evitar el perfume, las colonias o los jabones de olor para los más pequeños cuando vayamos al campo.

Cómo curar una picadura de avispa en los niños

Pero como decimos, en realidad la picadura no se puede prevenir, así que conviene actuar con rapidez calmando al niño y asegurándole que no tiene importancia. Si convertimos la picadura en una anécdota, el niño se sentirá más seguro y con menos nerviosismo. El dolor de la picadura está ahí, lo mismo que la inflamación y la quemazón, síntomas que se notan al instante.

1. Hay que quitar el aguijón que deja la avispa con una pinza de depilar, por ejemplo.

2. El mejor remedio, el que calma de inmediato el dolor es aplicar un poco de hielo envuelto en un paño en la zona afectada. 

3. Hay infinidad de trucos para curar las picaduras de avispa y aliviar sus síntomas. Los más comunes son el vinagre y el bicarbonato, pero también se puede poner sobre la picadura una rodaja de limón o el todopoderoso aloe vera.

4. En cualquier caso, debemos mantener al niño entretenido para que no se rasque la zona.

Algunos niños alérgicos pueden experimentar reacciones más graves tras la picadura de la avispa, como hinchazón de la lengua o sensación de asfixia. En esos casos no debemos recurrir a ningún remedio casero, sino acudir de inmediato al centro médico más cercano.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com