Aromaterapia para niños nerviosos

Cómo usar los aromas para conseguir tranquilizar a niños muy activos

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Cuando un niño es muy nervioso y no para de moverse, muchos padres se desesperan ante la imposibilidad de no poder relajar o frenar a los hijos. Sin embargo, más allá de las típicas vías para lograr bajar el estado de agitación o nerviosisimo de los niños, podemos pensar en nuevas directtrices que utilizar con ellos con el fin de que reduzcan su nivel de actividad o ansiedad en un momento dado. 

Para ello, nos fijamos en las virtudes terapéuticas que tiene la aromaterapia, y la capacidad que puede llegar a entrañar el juego de los olores y los aromas para lograr llevar una vida más relajada. 

Cómo usar la aromaterapia con niños nerviosos

La aromaterapia  para niños

 La aromaterapia contribuye a la sensibilización a través de la relación de olores con algún asunto concreto. Cuando nos concentramos en un aroma agradable y conseguimos crear una atmósfera relajada, solemos encontrar una paz que antes no teníamos. Tal y como podemos hacer los adultos, esto también funciona con los niños a través de la estimulación a través de los olores, así como en el embarazo.

Cuando un niño tiene muchos nervios, está agitado y precisa de más actividad y lo que queremos es que baje el ritmo, es el momento preciso en el que podemos fijarnos en las propiedades que le da la aromaterapia para terminar con ese ritmo frenético.

La aromaterapia combina aceites esenciales con los olores de las plantas aromáticas, y a través de ella podemos promover la relajación de nuestro pequeño. Trucos como poner una gotita de los aromas que aparecen a continuación en zonas como la almohada, también usarlo como ambientador en su habitación, o incluso hacerles un agradable masaje.

Olores para relajar a los niños con aromaterapia

Para conseguir que nuestros hijos se relajen a través de los olores, lo que tenemos que saber es qué aromas son los que mejor les van en un momento dado cuando son muy nerviosos

- Lavanda: es uno de los olores más usados en aromaterapia,y desde luego, se trata de uno de los más relajantes. Usarla en pequeñas dosis bajo la almohada del niño puede ayudarle además a conciliar el sueño.

- Jazmín: Es uno de los olores más dulces pero menos empalagosos. Si nuestro hijo está especialmente activo, podemos tratar de ayudar a que se calme con un difusor que contenga este aroma en su habitación o en la zona de lacasa en la que nos encontremos.

- Manzanilla: Tal y como sucede cuando ingerimos una manzanilla o una tila, un aceite ensencial compuesto a través de ella consigue que los niños se relajen cuando están muy neviosos. También lo podemos usar en difusor o pequeño ambientador.

- Sándalo: Un aceite esencial compuesto por unas gotitas de sándalo también puede ayudar a que el niño se relaje, puesto que sus propiedades terapéuticas ayudan a que el cuerpo se calme.