Cómo identificar una crisis asmática en los niños

Síntomas característicos de una crisis de asma en los niños

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

El asma se puede presentar de dos formas: De manera episódica o continuada durante varios días o semanas, sin alterar la actividad diaria o con una mínima alteración de la misma o bien en forma de 'crisis', es decir, de forma aguda, lo que supone una duración más corta en el tiempo, pero probablemente con mayor gravedad de los síntomas del asma.

A continuación te decimos cómo detectar una crisis asmática en tu hijo, cuáles son los síntomas y cómo reconocer la intensidad de esa crisis.

Síntomas de crisis asmática en los niños

Niña con mascarilla 

Los síntomas típicos son la sensación de ahogo o falta de aire, tos seca (es decir, sin mucosidad), 'pitos' o sibilancias al respirar, opresión o 'peso' en el pecho. Si el niño realiza deporte, a veces, tiene que pararse antes que sus compañeros 'porque no puede más o se ahoga', no porque esté cansado después del ejercicio.

- Con frecuencia, los síntomas comienzan o se agudizan de noche. Todos estos síntomas aparecen porque los bronquios, que son los 'tubos' que trasladan el aire desde la nariz y la boca a los pulmones, durante las crisis de asma se estrechan, por un doble motivo: porque su calibre o diámetro disminuye por constricción del músculo bronquial (broncoespasmo) y porque la pared de ese bronquio está inflamada.

- Es recomendable prestar especial atención a la tos, que habitualmente es seca, aunque si se asocia a catarros puede ser productiva (con expectoración). Los niños generalmente no saben expectorar, aunque al toser podemos oir cierto ruido de movilización de secreciones.

- Esto no quiere decir que toda tos sea síntoma de asma, pero si su hijo está diagnosticado de asma y la presenta puede ser un aviso de que precisa medicación. Si todavía no ha sido diagnosticado y no existe otra razón que explique la tos, debería ser valorado por un alergólogo que descarte la posibilidad de asma.

Tipos de crisis asmáticas en los niños

1. Leve. Se presenta con tos seca, dificultad respiratoria leve, opresión torácica y/o sibilancias aisladas, en relación con el ejercicio

2. Moderada. Los mismos síntomas aparecen en reposo. 

3. Grave. Estos síntomas aparecen en grado máximo estando en reposo y no se toleran esfuerzos insignificantes, como hablar. Conviene fijarse en los músculos del cuello, que se contraen al realizar las inspiraciones o tomar aire. En los casos muy graves desaparecen las sibilancias. 

Ante cualquier dificultad extrema para respirar, y siempre que notes 'hundimiento en el pecho' cuando respira, será mejor que vayas a urgencias.